Absuelven a mujer que arriesgaba 6 años de cárcel por dar agua a cerdos que serían asesinados

Publicidad


Consumir agua es una necesidad que traspasa el género y la raza. Así como nosotros, humanos, necesitamos el líquido para sobrevivir, lo mismo ocurre con los animales e incluso con las plantas. Pero ese argumento no fue válido cuando apresaron a una mujer, solo por darle agua a unos cerdos.

Publicidad

La canadiense Anita Krajnc fue la mujer que enfrentó los cargos por un supuesto delito criminal al dar de beber agua a unos cerdos que eran transportados en un camión a más de 35º de temperatura.

Krajnc, integrante de la asociación de defensa animal y pro veganismo “Toronto Pig Save“, pudo haber enfrentado hasta 6 años de cárcel por su altruista acción.

Toronto Pig Save

El hecho, denunciado por el transportista, se produjo en junio del 2015 cuando los animales eran transportados a altísimas temperaturas hacia el matadero de Burlington.

Publicidad

Durante el juicio, Krajnc defendió su accionar argumentando que fue una acción humanitaria en pos de los 190 animales que viajaban en el camión a altas temperaturas y sin sistema de ventilación. La activista además negó la acusación de haber provocado daños o presentar una situación de peligro para la seguridad del transporte.

Toronto Pig Save

Afortunadamente, el juez David Harris, titular de un tribunal regional de Ontario (Canadá) comprende que dar de beber agua a unos cerdos que van camino al matadero, no es un delito criminal, por lo que Anita Krajnc fue absuelta de los cargos.

El movimiento animalista Toronto Pig Save ha felicitado el accionar del juez y han hecho el llamado a las autoridades canadienses a que fiscalicen las condiciones en la que se están transportando los animales.

Publicidad

Además, Toronto Pig Save han publicado un video en donde se puede ver el “incidente” que protagonizó Anita Krajnc al darle agua a los cerdos.

 

¿Consideras que este acto puede ser catalogado como criminal?

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.