Aparecieron 32 años luego de ser secuestradas. Los jueces no podían creer quién había sido su captor

Publicidad


Elaine Pigeon y Russell Yates se conocieron en la secundaria, entre cuadernos y asignaturas. Siendo aún dos adolescentes, se enamoraron perdidamente. Tanto, que apenas cumplieron los 18 años decidieron casarse; querían comenzar una vida juntos. Estaban felices e ilusionados; les esperaba un futuro prometedor. Pero, cuando en 1955 estalló la guerra de Vietnam, su vida daría un giro inesperado. Russell fue reclutado y cuando volvió, nunca más volvió a ser el mismo. “Cuando llegué a casa no quería ninguna restricción; quería algo de libertad, no quería que me dijeran qué hacer y qué no hacer”, cuenta él mismo.

Publicidad

providencejournal

Para 1985, la pareja ya tenía dos hijas, Kimberly de 4 años y Kelly de 10 meses. Pero, las cosas entre el matrimonio no estaban bien. El verano de ese año, todo explotó.

missingkids
missingkids

Una noche Russell no llegó a casa. Por la mañana, Elaine, sospechosa, salió a buscarlo; cuando lo encontró, su marido estaba nada más ni nada menos que con otra mujer. Esa tarde, estalló todo. Russell admitió entre gritos, que le había sido infiel más de una vez. Elaine, desesperada, comenzó a golpearlo: intentó darle una patada en la cara, le dio varias bofetadas y un puñetazo en la frente que le dejó un corte. Russell, admite que esa noche perdió el control y la atacó, descontroladamente, de vuelta.

Cuando por fin se calmó, vio la gravedad del asunto y llevó a su herida esposa a la sala de emergencias para recibir tratamiento; el personal le sugirió que fuera a un refugio para mujeres en Massachusetts.

411gina

Tres semanas más tarde, Elaine escapó con sus hijas, mientras Russell, quien ahora era dueño de un bar, estaba trabajando.

Cuando regresó, a las 2 de la mañana, la casa estaba vacía. Casi tres meses después, Russell recibió la custodia completa de Kimberly y Kelly, ya que Elaine no se presentó a la corte. De inmediato comenzó la búsqueda, pero parecía que se las había tragado la tierra: no había rastro de ellas.

Publicidad

missingkids IMAGEN “CÓMO LUCIRÍA DESPUÉS DE 30 AÑOS”
missingkids IMAGEN “CÓMO LUCIRÍA DESPUÉS DE 30 AÑOS”

En 1988 se emitió una orden de detención por delito grave, en contra de Elaine, por haber secuestrado a sus hijas.

Dos años más tarde, su madre, Mary Pigeon, fue encarcelada durante 8 días cuando se negó a revelar el paradero de su hija y nietas. Mary murió el 2000 afirmando que ella jamás supo dónde estaban. En 1996, Russell se divorció legalmente de Elaine, pero jamás dejó de buscar a sus hijas.

providencejournal

30 años más tarde, un testigo anónimo llamó a la policía del estado de Rhode Island para dar información sobre el paradero de las hermanas. Se volvió a abrir el caso y el coronel Joseph F Philbin, junto con la ayuda de medios de comunicación social y registros judiciales, lograron deducir que Liana Waldberg de Huston, Texas, es en realidad, Elaine Yates (69).

policía Rhode Island

Ese lunes, los guardabosques de Texas y la policía del estado de Rhode Island, la arrestaron en su domicilio. Las hermanas, que ahora tienen 35 y 32 años, también  viven bajo otros nombres – no revelados – y no se encontraban en el lugar cuando su madre fue detenida, ya que ambas tienen hoy, sus propios hogares y familias. Pero, fueron notificadas de inmediato. Aunque las autoridades no revelaron si Kimberly y Kelly sabían de su verdadera identidad o que habían estado viviendo a 1.800 millas de su primer hogar, un portavoz de la policía aseguró que ambas se encontraban “obviamente sorprendidas” con la noticia. 

Publicidad

Cuando se le informó la noticia a Russell, dijo que se sentía “estupefacto” pero “aliviado”: “Siempre he estado tratando de encontrar a mis hijas; espero que se pongan en contacto conmigo”. Esto último porque a ambas hermanas se les entregó el número de su padre, pero la decisión de contactarlo o no y cuándo, depende sólo de ellas. 

dailymail

Elaine, ahora se enfrenta a dos cargos de secuestro de niños y podría enfrentar hasta 20 años de prisión bajo la ley estatal. Se enfrentará a un juez el miércoles y las autoridades aseguran que está siendo muy cooperativa con la investigación.

Al respecto, Russell afirma que “lo que pasa con mi es esposa, realmente me hace sentir mal, no me gustaría verla procesada, eso no va a ayudarla, ni a mi, ni a cualquier persona en este momento; sólo quiero ver a mis hijas”.

Aunque Russell asegura que aquella noche de 1985, fue la única vez que le levantó la mano a su mujer, una amiga de la pareja, Christine Reiff, declaró, ese mismo año, que: “No sé cuando ni donde, pero sé que Elaine tuvo que escapar. Tenía miedo de Russ, pensaba que realmente podía hacerle daño”. Roussell, por su parte, en varias entrevistas ha admitido: “Era un buen papá, pero un marido terrible”. 

washingtonpost

¿Qué opinas del actuar de esta madre? ¿Crees que dadas las circunstancias, sus acciones se justifican?

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.