Arrasó violentamente con las barreras sin darse cuenta. Luego, la muerte se acerca a gran velocidad

Publicidad


Mientras uno conduce, es primordial siempre estar atento a todo lo que sucede alrededor y no realizar actos temerarios que puedan poner en riesgo nuestras vidas o las de nuestros acompañantes. Siempre, siempre te lo van a repetir, pero hay personas que simplemente no quieren entender. Como este conductor de Polonia, de 48 años y cuya identidad se encuentra reservada.

Publicidad

Ni siquiera se dedicó a prestar la atención necesaria cuando se aproximó a un cruce de tren, revelando qué tan irresponsable pudo ser. A toda velocidad, derribó una de las barreras destinadas a detener y proteger a los conductores.

Entonces terminó en las vías del tren. Totalmente expuesto.

Cuando el tren llegó a toda velocidad, fueron sólo centímetros los que salvaron a los ocupantes del vehículo de una muerte segura.

De hecho, se puede ver como el vehículo es incluso empujado un poco más, ya sea por un leve roce de la máquina o por el golpe de aire que una de estos trenes puede generar al ser tan masivos e ir a tanta velocidad.

Publicidad

Luego, los pasajeros abandonan con total calma el vehículo, cuyo conductor lo hace avanzar un poco más, seguramente para revisar que se encontrara todo en orden luego de ver a la muerte a los ojos.

El material de circuito cerrado fue revelado por la compañía de trenes para generar consciencia sobre lo peligroso que puede ser manejar distraído y siendo irresponsable al volante. También revelaron que el conductor del vehículo fue multado.

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.