Cómo obtener tu propio árbol de aguacate a partir de su semilla

Publicidad


El aguacate es una fruta con diversos beneficios para la salud, además es muy sabrosa. Ensaladas, aperitivos como el famosos guacamole y otras preparaciones adquieren un sabor singular con esta fruta originaria de Centroamérica y por lo mismo son muchos los que añoran contar con esta delicia en su mesa. Es por eso que aquí te mostramos cómo germinar el hueso de un aguacate para que crezca un árbol y puedas obtener sus frutos directamente desde tu jardín. 

Publicidad

1. Remueve el hueso de la fruta sin cortarlo y ten cuidado de no quitar la cáscara marrón que lo cubre. Lávalo y remueve el rastro de aguacate. 


2. Notarás que las semillas de aguacate no son redondas. Tienen una parte superior y otra inferior de la que crecerán las raíces.


3. Toma la semilla y perfórala con 4 mondadientes formando una especie de cruz vista desde arriba.


4. Ahora coloca la semilla con los mondadientes en un vaso con agua. La parte inferior deberá estar cubierta de agua, la superior deberá permanecer seca.


5. Encuentra una ventana donde llegue suficiente luz y deja el recipiente con el hueso del aguacate ahí.


6. Cambia el agua cada 2 a 5 días. Verás cómo comienzan a crecer las raíces. 


7. Ten paciencia. Puede que hayas leído que tarda 2 a 4 semanas en brotar, pero en ocasiones puede tardar hasta 8 semanas. 


8. Comenzarás a notar que en el hueso crecen grietas. De a poco estas se abrirán y la piel marrón del hueso comenzará a caerse. 


9. Una raíz larga crecerá en la parte posterior. Es importante que se mantenga bajo el agua, de lo contrario la planta morirá.


10. El tallo de tu pequeño árbol de aguacate comenzará a crecer rápidamente. 


11. Cuando el tallo haya crecido entre 17 y 20 centímetros, corta la planta hasta sus 9 cm. Esto la animará a que siga creciendo.


12. Cuando el tallo vuelva a crecer a casi 20 cm, transplanta tu árbol a una maceta. Recuerda dejar la mitad superior del hueso descubierta.


13. A los aguacates les encanta el sol así que búscale un espacio con mucha luz y calor y riega tu planta frecuentemente. La tierra siempre debe estar húmeda, pero no ahogada.


14. Si las hojas comienzan a ponerse amarillas (un signo de exceso de agua) deja secar a la planta por unos días.

¡Ahora espera a que crezca lo suficiente para que de frutas y disfruta de los beneficios del aguacate! Planta varios huesos más para tener mayores posibilidades de que crezcan aguacates y luego plántalos en el jardín.

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.