Dijo que se iría por un largo tiempo. Nadie sabía de qué se trataba hasta que entraron a su pieza

Publicidad


Sin entregar mayor información, Asad Khan de 11 años se despidió de su amigo de la escuela, diciéndole que no lo vería por un largo tiempo. La inesperada noticia sembró grandes interrogantes en los pocos compañeros con los que tenía contacto, ya que el menor, quien reside en la ciudad de Bradford, en Inglaterra, había llegado hace sólo tres semanas a aquel recinto educacional.

Publicidad

Ese día se llevó a cabo con normalidad, hasta cuando su madre se dirigió hasta su pieza como de costumbre y descubrió a su pequeño hijo de 11 años colgado en su habitación, tras forzar repetidamente la puerta que tenía seguro. La desgarradora escena provocó que sus padres hicieran recuerdo de algunos de los comentarios que el pequeño hizo cuando ya había transcurrido un par de días en la nueva escuela, Khan manifestó que no había logrado establecer buenas relaciones con sus compañeros de clases, quienes en ocasiones lo molestaban.

SWNS

Pero su familia no sabía realmente lo que le sucedía en la escuela, sino que su amigo, aquel a quien le aseguró que no se verían por un largo tiempo, era quien verdaderamente estaba al tanto de lo que el pequeño de 11 años sentía. Luego de que el representante legal de la familia, Ruth Bundey lograra establecer contacto con el menor, descubrió que más que incomodidad, Asad se sentía “inseguro”. 

“Me siento inseguro en la escuela. No me verás por un largo tiempo. La vida es injusta, yo diría que más del 95% de la vida se trata de momentos difíciles”.

Tras enterarse de las declaraciones, la familia cree que Asad fue forzado a llevar a cabo las tareas de sus otros compañeros, quienes son presuntamente los que lo acosaban diariamente en la escuela. Esto debido a que en innumerables ocasiones vieron a su hijo preocupado e incluso estresado por el exceso de trabajo que tenía cuando salía del colegio. 

SWNS

Actualmente, el juez a cargo del caso se encuentra recopilando información sobre algunos de los testigos que podrían haber presenciado los ataques en contra del menor. De la misma forma, los padres concurrieron hasta la escuela al día siguiente del fallecimiento con el propósito de hablar con sus compañeros de clase. 

Publicidad

Sin embargo, no existe un estatuto legal que obligue a los menores a prestar testimonio, por lo que si los padres de los presuntos involucrados se niegan a cooperar, el juez no tendrá las herramientas necesarias para recrear alguno de los ataques que Asad sufrió.

“No forzaré a ningún niño a hablar. Si los padres no están dispuestos a cooperar, necesitaré mucha persuasión para que los niños entreguen algo de evidencia”.

¿Cómo crees que debería ser recopilada la evidencia para dar con los responsables de su muerte?

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.