Diseñadora halló la solución perfecta para el típico problema que tienen las nalgonas con los jeans

Publicidad


Si tienes el trasero o las caderas grandes sabes muy bien a lo que me refiero con el “típico problema de las nalgonas con los jeans”. ¿Les ha pasado que al final nunca saben cual debería ser la talla correcta porque en un más pequeña no les entra en trasero y en una más grande les sobra más de la mitad de la tela en la cintura? Consciente de ese problema, una diseñadora dominicana decidió crear el jeans perfecto.

Publicidad

Justo como lo lees, los vaqueros con los que jamás tendrás ese fastidioso “problema” de tallas ya son algo real.

Si fuiste bendecida con un trasero como el las Kardashian, lo más probable es que en estos momentos estés amando a Cenia Paredes, la brillante genio detrás de este invento.

Cenia es de origen dominicano, pero lleva más de 10 años instalada en Nueva York, lugar desde donde se ha ganado un espacio más que merecido en el mundo de la moda.

Cenia Paredes

Ahora, ha ganado más popularidad gracias a su más reciente creación: el “ConVi Jean”. Ideado especialmente para mujeres con curvas (por no decir grandes traseros).

Publicidad

La dominicana es poseedora de un envidiable deriere, lo que probablemente haya sido el inicio de todo esta idea. Pero si ahora te estas preguntando como lucen los jeans, te cuento que lucen como unos vaqueros normales, solo que no necesitas enviarlos a la modista para que los arregle.

¿Cómo logró crear esta maravilla? La solución fue más simple de lo que todos pensamos: cierres o zippers. Eso fue todo lo que necesitó para cambiar nuestro mundo completamente.

¿Cómo a nadie se le ocurrió antes?

Publicidad

Eso si, no son baratos, los modelos en sus versiones skinny, bootcut, boyfriend y flare tiene un costo de $99 dólares, aunque si lo ves como una inversión, en realidad no es tanto dinero.

Shup up and take my money.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.