Él pescaba tranquilamente. No se imaginó que un monstruo de río lo acechaba

Publicidad


A mí me gustan los reptiles, los encuentro muy interesantes y simpáticos. He estado cerca de algunos cocodrilos, pero sabiendo que están ahí. Ahora, si voy de pesca y uno me saliera de la nada no sé cómo reaccionaría. Al menos podemos saber cómo reaccionó Matt Wright, que justamente dedica su vida a tratar con animales peligrosos.

Publicidad

A simple vista, era imposible detectar al carnívoro.

Matt, estrella del programa de National Geographic, Outback Wrangler, se encontraba pescando a la orilla del río, sin ver aún nada fuera de lo normal. La criatura, de más de 4 metros de largo, permanecia oculta en los rápidos al norte de Australia. Un lugar en el que no es para nada común ver bestias de este tipo. Hasta que éste decide mostrarse frente a Matt.

Facebook/Matt Wright

Luego se dirigió hacia él, pero Matt continuó filmando con calma.

Él creyó que probablemente el cocodrilo estaba herido y recordó a la gente que debe estar atenta a la presencia de estos animales, pues no es extraño que cambien de hábitat durante los meses más cálidos.

Publicidad

Facebook/Matt Wright

Su historial con esta especie es largo, pues se dedica a la reubicación de especies peligrosas.

Por lo que primero debe saber capturarlos.

Got him

Publicidad

A video posted by Matt Wright (@mattwright1) on Dec 15, 2016 at 11:14pm PST

Para, de ese modo, llevarlos a un lugar seguro donde no represente un peligro para los humanos.

Ni los humanos representen un peligro para él.

Tripod enjoying his afternoon stroll #seeaustralia #outbackfloatplanes #dothent

A photo posted by Matt Wright (@mattwright1) on Jan 15, 2017 at 1:15pm PST

Lo que le ha llevado a tener una relación bastante especial con ellos.

No conozco a nadie más que tengo un cocodrilo gigante de mascota.

Eso explica mucho cómo pudo mantener la calma en un momento como ése.

Además, su trabajo lo complementa con ser piloto e instructor de helicóptero.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.