En el aeropuerto les dijeron que no podían llevar a su perra. La abandonaron y murió congelada

Publicidad


Oksana y Alexander Urusov, un matrimonio ruso, habían planeado sus vacaciones en detalle. Compraron pasajes a Alemania, dejaron a los niños con sus abuelos y se llevarían a Tori, su fiel y adorable mascota, con ellos. Sin embargo, al llegar al aeropuerto, la aerolínea apuntó que no habían hecho el papeleo correspondiente y amablemente ofrecieron posponer el vuelo un día, para que la pareja pudiera dejar a su mascota con algún amigo.

Publicidad

El matrimonio, luego de discutirlo, declaró que no era necesario y el Sr. Urusov salió del aeropuerto con la perra tras él. Después de varios minutos regresó solo y le dijo al personal que lo había dejado con un amigo.

The Siberian Times

Tori fue encontrada tres días después en un lugar no transitado del aeropuerto.

Había muerto congelada.

The Siberian Times

Porque siempre se puede ser más horrible, la pareja reportó la perdida del animal después de volver de Hamburgo y sólo porque sus hijos estaban desconsolados:

“Estamos buscando a nuestra pequeña perra. Es blanca con mechones anaranjados. Nuestros niños no dejan de llorar. ¿Puedes ayudarnos? Pagamos una recompensa”.

The Siberian Times

Dmitry Tyukhtin, representante del aeropuerto de Koltsov en Yekaretinburg, criticó a los dueños por no buscar ayuda en el mismo aeropuerto:

“Si hubiésemos sabido del problema, la perra estaría viva. El clima fue tan frío esos días y Tori fue abandonada en un área donde usualmente no hay gente. Si hubiese estado cerca o en el terminal, habría sido rescatada”.

Publicidad

El pueblo ruso está decidido a que estos individuos paguen por este horrible acto de crueldad y han comenzado a reunir firmas para llevarlos ante la justicia.

¿Cómo se puede ser tan cruel?

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.