Encontró a un bebé en el suelo. Cuando lo desviste, nota algo blanco y su corazón se quiebra de pena

Publicidad


Había pasado un día tranquilo en su casa. Krasnoyarsk de 83 años vivía en Rusia, al frente de un orfanato. Nada extraño le había sucedido hasta ese momento, pero esa tarde era distinta, porque apenas pudo salir al patio trasero, escuchó lo que le cambiaría la vida.

Publicidad

Un sonido provenía del suelo, como un grito o quizás un llanto. Krasnoyarsk no estaba segura de si acercarse o no, pero cuando lo hizo no se arrepintió de nada. Era un bebé recién nacido que estaba envuelto en mantas y lloraba desesperado. 

Youtube/Телекомпания ТВК

Lo tomaron y lo llevaron a un hospital, pero cuando lo desvistieron descubrieron la emocionante verdad que escondía el bebé. Guardaba una carta escrita para el que lo encontrara. “Perdóname, pero no sé qué hacer. Ella es una bebé callada y tranquila. Su nombre es Uljana. Nació el 12 de agosto y ya tiene todas sus vacunas. Esto es lo más terrible que he tenido que hacer en toda mi vida. Prometo que volveré por ella, pero ahora no tengo opción. Ya tuvimos que pasar una noche en la calle”

Con la nota en mano, no les quedó otra que dar al recién nacido en adopción, método que hizo que tuviera una familia en un plazo muy corto de tiempo. Sin embargo, Natalja, su madre volvería por ella como lo prometió, solo que esta vez era demasiado tarde. 

Publicidad

Web del Bebé

Natalja había conseguido trabajo. Luego de ser rechazada por su familia y pareja y tener que verse obligada a dormir en la calle, dio a la bebé a la desconocida y pudo obtener un lugar en un refugio. Además sus padres la apoyaron con algo de dinero. 

The Big Issue

Al momento de querer recuperar a su hija, Natalja tuvo que pasar pruebas de ADN y psicológicas para poder tener la custodia de Uljana nuevamente. Lo logró y ahora está con ella en Rusia, donde se le dio una segunda oportunidad.

¿Qué te parece la historia de Natalja?

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.