Era parte de ISIS y decapitó a más de 100 personas. Le dieron de su propia medicina

Publicidad


Abu Sayyaf era conocido como el aterrador “hombre montaña” que se encargaba de decapitar a los enemigos de ISIS. En el tiempo que trabajó junto al Estado Islámico llegó a decapitar a más de 100 hombres inocentes y el sitio británico The Sun asegura que gozaba con coleccionar sus cabezas. En más de una ocasión apareció en los terribles videos usados por ISIS para aterrar a la población donde se lo veía llevar a cabo horribles asesinatos.

Publicidad

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

Sin embargo, se cree que Abu Sayyaf recibió de su propia medicina, ya que hace algunos días su cuerpo fue encontrado sin vida y con signos de haber recibido impactos de balas.

Según lo que el periodista Muhammad Yawar le aseguró a The Sun, este hombre era uno de los decapitadores más temidos de la región:

“Era el reflejo vivo de la brutalidad del grupo terrorista y era conocido por sus cuerpo grande y sus brazos fuertes. Era una de las caras con más notoriedad dentro de los videos que le hacían propaganda a ISIS”.

Publicidad

Stringer / Reuters / Corbis

Según lo que el activista Abdullah al-Mallah le indicó a ARA News, el cuerpo del hombre montaña fue encontrado en Nínive, la ciudad iraquí donde Abu Sayyaf acostumbraba a enterrar las cabezas de sus víctimas. Una fuente anónima aseguró que un grupo de hombres habían comenzado a dispararle a su auto mientras él iba manejando en compañía de otro hombre. Ambos murieron en el lugar.

La policía sigue sin poder identificar a los culpables pero Iraqui News aseguró que se trataba de un grupo de hombres armados que no sólo habrían baleado, sino que también lo habrían apuñalado.

¿Será que la única forma que la gente tiene de sobrevivir este conflicto es usando la Ley del Talión? Espero que no.

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.