Esta mamá cargó a su querido hijo en brazos por última vez. Luego fue hora de decirle adiós

Publicidad


El reportaje fotográfico que vas a ver es fuerte y doloroso. Está lleno de momentos duros, pero también de amor y realidad. Es el seguimiento del último año de vida de Derek Madsen, un niño al que le diagnosticaron un cáncer terminal. Su mamá, Cindy French, le dedicó su vida por completo.

Publicidad

La familia de Sacramento, en Estados Unidos, se desvivió por Derek y lo llenó de amor y cuidados. Todo mientras el lente de Reneée Bayer fotografiaba sus últimos meses con Derek.

El reportaje ganó el Premio Pulitzer de fotografía el año 2007, y si te atreves a verlo (y sufrir con él) sabrás por qué:

Renée Bayer.

Derek y Cindy avanzan por los pasillos del Centro Médico UC Davis, en California. Cindy lo distrae mientras esperan un examen de su médula para saber si es elegible para un trasplante.

Renée Bayer.

 

“Voy a hacer lo que sea necesario para hacerlo feliz, para hacerlo sonreír”.

Publicidad

-Cindy French-

Renée Bayer.

Cindy y su hijo se abrazan luego de saber que Derek necesitará cirugía para remover un tumor en su abdomen.

Publicidad

Renée Bayer.

Cindy trata de calmar a su hijo luego de un examen en su médula. Para evitar asustarlo, no le ha dicho del dolor que sufriría.

Renée Bayer.

Derek, su hermano Micah y su mejor amigo Dolan saltan entre las camas de un hotel en Lake Tahoe. Cindy consiguió que un jugador de basketball aceptara conocer a Derek y reunirse son él.

Renée Bayer.

Derek molesta a su mamá subiendo a una muralla en el hospital. Están allí porque él se internará para una cirugía el día siguiente.

Renée Bayer.

Derek, de 11 años, sostiene la mano de su hermano Micah mientras lo preparan para una terapia de radiación.

Renée Bayer.

Cindy trata de aliviar a Derek, que no quiere someterse a más tratamientos de radiación.

Renée Bayer.

Cindy acaba de enterarse de a Derek le queda poco tiempo de vida. Sabe que nunca tendrá una licencia de conducir, por lo que deja que conduzca por una calle poco transitada de Sacramento ubicándolo sobre sus piernas.

Renée Bayer.

Derek está asustado porque el cáncer se extendió y le provoca un ojo morado.

Renée Bayer.

Cindy conversa con su mejor amiga, Kelly Whysong, temiendo que le queda poco a su hijo.

Renée Bayer.

El 8 de mayo de 2006 Cindy abraza a su hijo. Los medicamentos dañan su capacidad de hablar y lo mantienen despierto toda la noche. Pasa las 24 horas del día a su lado.

Renée Bayer.

Cindy besa a su hijo mientras se mecen en una silla. Le canta mientras le aplican un sedante.

Renée Bayer.

 

“Cargaré tu recuerdo por siempre en mi corazón y les recordaré a otros dar su tiempo, energía y apoyo a otras familias como la nuestra”.

-Cindy, en el funeral-

Cindy fue enterrado en el cementerio Mount Vernon Memorial Park en Fair Oaks el 19 de mayo de 2006.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.