Está posando cuando su vestido de novia prende en llamas, pero el fotógrafo sólo toma su cámara

Publicidad


La mayoría de las novias quieren que el día de su boda sea realmente difícil de olvidar. Quieren que sus recuerdos sean únicos e increíbles, pero eso no significa que no haya un límite. Esta novia definitivamente lo quebró y llegó a un lugar sin límites del que puede resultar muy difícil volver. Porque en serio, ¿a quién se le puede ocurrir prenderse en llamas para que su foto sea realmente genial?

Publicidad

Eso es lo que podemos ver en este video, en que la novia le permite al fotógrafo prender su vestido en llamas con tal de poder conseguir la foto perfecta.

PDChina

Mientras el vestido se envuelve en llamas, ella empieza a posar junto al lago, como si nada fuera de lo común estuviese sucediendo. El problema es que, como es de suponer, el fuego comienza a salirse de control y todos entran en pánico. Es ahí cuando ella comienza a buscar el extintor para poder liberarse de algo que pudo terminar de la peor y más dolorosa forma.

¡UPS!

PDChina

El video fue compartido por el portal noticioso asiático China People’s Daily, y claramente demuestra que el vestido se vuelve algo de lo que se puede prescindir.

Publicidad

Esto forma parte de una tradición que partió en Norteamérica, pero que se está expandiendo alrededor del globo y que se llama “destruye el vestido” y es, como dice el nombre, destrozar el traje que viste la novia como símbolo de un proceso que acaba de finalizar.

No, no es un acontecimiento ni una tradición que vaya perdiendo seguidores.

Cuando te digo que está empezado a replicarse en todo el mundo, es porque de verdad está sucediendo de esa forma.

¿Qué opinas de esta tradición? ¿Crees que es un derroche o una buena forma de cerrar la soltería para comenzar la vida en matrimonio? ¿Es una buena forma también de volver a vivir la vida después de que una relación fracasa? Tantas preguntas, tantas preguntas.

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.