Este biólogo argentino es capaz de predecir el clima observando el comportamiento de las hormigas

Publicidad


No se trata de una superstición, lo que hace el biólogo argentino Jorge Finardi es observar con bastante atención el comportamiento de las hormigas. De esta forma ha detectado varios patrones que le han permitido relacionar las acciones de las hormigas con predicciones climáticas concretas. Sus hallazgos los comparte en una cuenta de Twitter en la que advierte si hará frío o calor, o cualquier clima intermedio.

Publicidad

De acuerdo con una entrevista publicada por el diario argentino La Nación, la semana pasada el pronóstico de Finardi fue acertado:

“Esta semana, Finardi anticipó con su método el calor sofocante del lunes, la tormenta del martes, y la caída de la temperatura del miércoles. Nada mal”.

Publicidad

Su método consiste en una escala que mide la actividad de las hormigas del 1 al 10. Una mayor cantidad indica más posibilidades de lluvia. Así se lo explicó Finardi al periódico:

“(…) cuando las hormigas llevan palitos y barritas, es porque tienen que fortalecer el hormiguero, debido a que se aproxima lluvia o frío. Cuando hay movilización de tierra es porque se viene una lluvia fuerte. Cuando llevan cereal, viene frío, porque el cereal fermenta dentro del hormiguero y produce calor para que nazcan los hongos que ellas comen”.

Publicidad

Y así se da cuenta de que se avecina una hola de calor:

“Para las altas temperaturas, por otro lado, se acondicionan los túneles: las hormigas empiezan a abrir ‘chimeneas”, que son como agujeritos esparcidos dentro del hormiguero, que puede llegar a tener metros de profundidad. Cuando pasa eso, se viene una ola de calor”.

Las predicciones se publican de esta forma:

//platform.twitter.com/widgets.js

Además de hormigas, Finardi también observa arañas (para detectar actividad eléctrica), libélulas (para anticipar tormentas y ventiscas) y cigarras (para el caso del calor), entre otros.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.