Este hombre argentino salvó a un cóndor de pequeño. Años después se volvieron a encontrar

Publicidad


Todos los que tenemos perritos estamos acostumbrados a sus efusivas muestras de afecto, esos abrazos y langüetazos que te dejan llena de pelos, saliva y amor. Y los que tienen gatos, ya tienen claro que cinco rasguños en la cara significan “Humano te amo mucho, ahora dame comida”.

Publicidad

¿Y los abrazos de cóndores? Nosotros no estamos tan acostumbrados a esos, pero este hombre en Argentina está más que habituado a que el cóndor que rescató cuando bebé lo venga a visitar cada cierto tiempo, para abrazarlo.

(function(d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) return; js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = “http://connect.facebook.net/en_US/sdk.js#xfbml=1&version=v2.3”; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Publicidad

VIRALES: Cóndor en Neuquén, Argentina baja de las alturas para saludar a quien lo curo de una lesión.

Posted by Notyrapid on Saturday, June 10, 2017

Publicidad

Medios como el Mirror y 24Horas informan que el hombre rescató al animal cuando se cayó de su nido siendo bebé. Cuidó sus heridas, le enseñó a volar y lo preparó para que pudiera valerse por si mismo viviendo en libertad. 

Vecinos del rescatador, aseguran que el cóndor nunca lo olvidó y que cada cierto tiempo vuelve a visitarlo.

Cada vez son más comunes las historias de personas que se dedican a rescatar animales, como la del hombre que rescata a cada perro con el que se cruza, pero siempre es importante recordar que no solo perritos y gatitos necesitan de nuestra ayuda, sino que muchos otros podrían salvarse si actuamos a tiempo. 

Notyrapid

A mí estas historias me hacen recuperar la fe en la humanidad: no todo está perdido y siempre existirán personas de buen corazón. 

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.