Hallaron el cuerpo del menor abrazado al de su madre. Lo que sucedió en ese cuarto era desolador

Publicidad


Un caso policial sumamente triste se dio a conocer en los últimos días en Hackney, Londres. El hecho ocurrió en octubre del año pasado, pero lo difícil que fue cubrirlo ha hecho que recién se haya informado. El accidente que involucra a Esther Eketi-Mulo y a su hijo de cuatro años, Chadrack Mbala Mulo, simplemente rompe el corazón de quienes los conocen.

Publicidad

Es necesario tratar todo lo que pasó con cuidado. Chadrack era un pequeño mudo que también sufría de autismo.

En los primeros días de octubre, su madre sufrió un ataque epiléptico que le causó la muerte. En su departamento vivían sólo ellos dos, y él no tuvo cómo avisar a nadie.

ARCHANT

Se quedó junto a ella y dos semanas más tarde los vecinos descubrieron la desoladora escena: el pequeño también había fallecido, aunque por deshidratación y desnutrición. Cuando lo encontraron, su cuerpo abrazaba al de su madre.

Publicidad

El olor fue lo que hizo que finalmente alguien entrara a la fuerza al departamento. Chadrack asistía a la escuela y sus ausencias extrañaron mucho a sus profesores, quienes intentaron llamar repetidamente a su madre. Tras no recibir respuesta, pensaron en llamar a otro adulto… pero no les habían entregado ningún otro contacto. Incluso decidieron aparecerse por su casa, pero cuando nadie les abría pensaron que no había nadie.

Tras la impactante noticia, comenzaron a cuestionarse todas las medidas de seguridad de la escuela en general, sobre todo en el caso de niños con alguna discapacidad que pueda limitarlos a pedir ayuda.

Ahora exigen a cada apoderado tres números de contacto, y sí tras un día de ausencia sin aviso no logran comunicarse con nadie, un miembro de la escuela irá a su hogar. Si no reciben respuesta, contactarán a la policía.

Publicidad

Google Street View

Lo que pasó no afectó sólo el lado de seguridad del establecimiento, sino que obviamente, el humano.

“La trágica muerte de Chadrack devastó a todos quienes lo conocimos. Lo recordaremos como el pequeño niño feliz que era y las circunstancias de su muerte nos rompen el corazón”.

-Janet Taylor- Directora de su escuela.

Los vecinos se suman a esas palabras, mientras siguen devastados por no haber podido hacer nada.

“Me ha perseguido por mucho tiempo, de que pude haber ayudado, pero no sabía. Sigo pensando: ¿lo escuché? ¿escuché algo? Pero él no hablaba. Nunca. Siempre estaba parado detrás de su madre, tomándose de su ropa”.

-Vecino-

ARCHANT

Sienten una tristeza enorme ante lo que sucedió, al igual que cualquiera al leer la historia.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.