Hay una receta sublime para preparar un exquisito arroz con leche. Se te hará agua la boca

Publicidad


El arroz con leche es ese postre casero que hacemos cuando tenemos muchas ganas de comer dulce y siempre podemos contar con un paquete de arroz, leche y azúcar en casa para prepararlo. Hay una receta mucho más refinada que publicó la página web del Washington Post de este rico plato y que amarás por su sutileza y textura. Lo más interesante es el tipo de arroz que se usa. Aquí los pasos a seguir:

Publicidad

Entonces, ¿qué hay para postre?

Ingredientes

– 1 taza de arroz de sushi

Publicidad

– 4 tazas de crema de leche

– 2 tazas de leche de coco

Publicidad

– ¾ taza de azúcar

– ¼ de cucharadita de sal marina

– 1 tallo de cedrón (limoncillo)

– 2 cucharadas de jarabe de jengibre

– 1 ½ tazas de duraznos frescos en rodajas, para servir

– 1½ tazas de moras, para servir

Preparación

1. Coloque el arroz en un colador de malla fina, enjuáguelo hasta que el agua se aclare. Transfiera a una olla.

2. Agregue la crema de leche, la leche de coco, el azúcar, la sal del mar, el cedrón y 1 cucharada del jarabe del jengibre. Tape y cocine a fuego alto durante 1 hora.

3. Reduce el calor al mínimo; Mezcle la cucharada restante de jarabe de jengibre. Cubra y cocine durante 45 minutos. Deseche el cedrón. El pudín de arroz se verá como una sopa. Transfiera a un recipiente resistente al calor, enfriar y refrigerar.

4. Deje reposar el arroz a temperatura ambiente durante unos 30 minutos antes de servir. Durante ese tiempo, corte los duraznos y las moras.

5. Cuando esté listo para servir, coloque el arroz con leche en tazas individuales. Crear una capa de fruta con los duraznos y las moras en cada uno, reservando un poco de cada fruta para adornar. Completar las tazas con el resto de arroz.

Muy interesante esta versión del arroz con leche, ¿la probarías?

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.