La gente (y un video) dice que Clinton no deja sus costumbres y que no para de mirar a Ivanka Trump

Publicidad


Como bien decía mi abuela a “zorro viejo no se le quitan las costumbres” . Y es que llegamos a una cierta edad donde nuestros modales, valores y peculiares costumbres son difíciles de “cambiar” o mejor dicho “modificar”. Y cuando el mundo le daba la bienvenida a Donald Trump, en plena ceremonia, Bill Clinton decidió mirar una y otra vez a Ivanka Trump. Twitter lo atrapó en el acto. 

Publicidad

Todo comenzó el día de la Inauguración. Hillary Clinton llegó al evento junto a su esposo… y me imagino que esperaba que él se comportara, pero desgraciadamente no pudo resistir la tentación de “admirar” la belleza de Ivanka y todo fue captado por cámara y viralizado por las redes sociales.

Mientras que Hillary la pasaba bien al lado de Michelle Obama:

Youtube

Y todo parecía estar yendo bien a pesar de que estaba asumiendo el poder Donald Trump:

Youtube

Bill Clinton estaba distraído con algo… ¿o alguien?

Youtube

¿Se dan cuenta que está mirando para un lado todo el tiempo? Bueno resulta que Twitter atrapó a Bill Clinton en sus minutos en el paraíso… mirando nada más ni nada menos que a la hija del nuevo presidente de Estados Unidos, Ivanka Trump.

Publicidad

¿Y qué creen? Hillary lo atrapó en plenas miraditas:

Youtube

¡Uuuuuy!

Y todo gracias a Twitter:

Bill Clinton no es más que un perro cazador. 

Bill fue atrapado chequeando a Ivanka Trump. ¡Nunca cambia Bill, nunca cambia! 

Publicidad

Encuentra a alguien que te mira como Bill Clinton mira a Ivanka Trump. 

Si encuentran a Bill al fondo de Potomac mañana sabremos por qué.  #Respeto. 

¡Uy, uy, uuuuuuy! Les dejamos el vídeo:

La miradita de Hillary lo dice tooooodo:

Hay que admitir que Ivanka se veía muy linda:

Getty Images

¡Definitivamente, no cambias Bill!

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.