La intrigante razón por la que en Italia es imposible comer spaghetti con albondigas

Publicidad


La comida italiana es una de las más amadas y queridas en todos los países del mundo. Al pensar en ella posiblemente lo primero que se nos viene a la cabeza son las pastas y la pizza. Sin embargo, y aunque estas comidas sí son bastante italianas, en el país europeo a menudo se sirven con ingredientes diferentes y de formas muy distintas a las que acostumbramos.

Publicidad

Tal es el caso del popular plato de spaghetti con albóndigas que, lo creas o no, no existe en Italia.

iStock

La chef italoamericana Silvia Baldini decidió confirmarle este hecho al Daily Mail, donde aseguró que ambos elementos pertenecen a platos diferentes y que las albóndigas jamás se sirven con salsa. Si las sirves juntas significa que tu plato no es ni la mitad de italiano de lo que podría ser.

Pero ¿cuál es la razón?

Publicidad

Simple, las albóndigas en Italia no son cocidas en salsa, son fritas y a menudo tienen un tamaño más pequeño y se ven así:

Emiko Davies / Smithsonian

Además, se sirven como un plato aparte o como una entrada y ningún italiano las asociaría con un plato de pasta. Según Baldini los pocos restaurantes que ofrecen spaghetti con albondigas en salsa se especializan en turistas y por eso lo ofrecen.

Desde la revista Smithsonian indican que posiblemente el plato nació en Estados Unidos con la ola de inmigrantes italianos que al llegar al país se vieron enfrentados a una dura situación económica. Lo anterior podría haber provocado que mezclaran dos platos diferentes para servir algo más contundente y que les diera más energía. Otra posibilidad es que debido a que tenían acceso a pocos ingredientes, mezclar la carne con la salsa y la pasta de esta forma fuera la mejor opción para comer algo relativamente delicioso.

Publicidad

¿Te lo hubieras imaginado? ¡Yo no!

Así que si vas a Italia no pidas spaghetti con albondigas… puede que te miren con una expresión un tanto extraña.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.