La llevó a la escuela como siempre. Horas después, una llamada le rompió el corazón en mil pedazos

Publicidad


Hay enfermedades que nos tienen siempre al tanto, con síntomas, remedios, entre otras cosas que nos ayudan a detenerlas para que no se agrave la situación, pero hay otras silenciosas que, si nunca nos duele nada, no tenemos idea de que están ahí. Estas son las más mortales que pueden existir.

Publicidad

Zara Witherall era una niña normal de ocho años, iba a la escuela, jugaba con sus amigos y nunca tuvo ningún problema más que ser dulce y amorosa con todos. Sin embargo, un día que su madre Rachel la llevó al colegio, abrazó y dio un beso para que tuviera un buen día, las cosas cambiaron para siempre.

SWNS

Rachel recibió una llamada de la institución, estaban diciéndole que su hija había colapsada y estaba siendo llevaba a urgencias. Tenía que ir lo más pronto posible. Zara había sufrido un aneurisma y su cerebro estaba muerto. Intentaron hacer de todo para resucitarla pero nada funcionó. La pequeña había fallecido.

SWNS

“Eramos solo ella y yo, ella era mi vida. Teníamos una vida perfecta”

-Dijo Rachel a Daily Mail-

Publicidad

SWNS

La comunidad actualmente la está ayudando para que pueda realizarle un funeral a su hija y ha recibido cientos de cartas de extraños y conocidos dándole todo su amos y apoyo en esta situación.

SWNS

Le enviamos mucha fuerza a la familia.

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.