La tribu más hostil del mundo está en el Amazonas y se alimenta principalmente de monos

Publicidad


En el noroccidente del Amazónas, al oriente de Ecuador, habita una tribu indígena como pocas llamada Huaroní, una sumamente hostil y que se caracteriza por tener en su dieta, como plato principal, a los monos. Además, sus pies alrededor de los años se ha aplanado, debido a que trepan de manera constante los árboles para disparar sopletes y cazar a los primates.

Publicidad

Son expertos en la vida de las plantas de la selva y tienen conocimientos extensos en alucinógenos, medicinas y venenos.

En su dieta también incluyen a los cerdos de pecarí y tucanes aswell, así como plantas y hierbas del bosque, que son buscadas por las mujeres.

Tienen una habilidad muy elaborada en la extracción del curare, veneno que usan en dardos para cerbatanas. Guiados por el sonido de los monos Chorongo, se adentran en la selva y con las cerbatanas son capaces de llegar a las copas de los arboles donde se encuentra su principal alimento. Cuando los monos no caen del árbol ellos mismos se encargaran de trepar hasta donde este el cadáver.

Esta tribu se la considera una de las más hostiles. En marzo de 2013 unos 17 huaoranis, algunos con bermudas, jeans y camisa, a la usanza de los mestizos, se internaron en la selva para vengar la muerte de una pareja de ancianos Ompure y Buganey, ocurrida días antes.

Publicidad

El pueblo Huaorani, compuesto por unos 2.000 miembros, esta compuesto por varios grupos, dos de los cuales, los Tagaeri y los Taromenane, viven en condición de aislamiento voluntario.

En el mundo huaorani, nada sucede por accidente. Las venganzas son frecuentas y las matanzas por lanzas suceden como algo cotidiano. Para la cosmovisión de su etnia es parte de un enfrentamiento ancestral en el que sólo hay un bando vencedor.

¿Te atreverías a adentrarte en una comunidad huaroní?

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.