Las hallaron rodeadas de cucarachas, excremento y material erótico. Llevaban años siendo abusadas

Publicidad


Este miércoles los jueces de Virginia, Estados Unidos, sentenciaron a los dos responsables de uno de los casos más dolorosos que han tenido que presenciar, según ellos mismos. Entre los dos suman más de 100 años de cárcel, por ser culpados por los cargos de abuso sexual grave, tomar la libertad de inocentes, agresión sexual, sodomía y poner en peligro el bienestar de un niño.

Publicidad

Estos criminales son medios hermanos: Robert Eugene Clark, de 39 años, y Samantha Kay Simmons, de 30, y su historia es muy perturbadora.

Ellos vivían junto a la abuela de las víctimas en dos casas rodantes en Jasmine Lane. Las condiciones que se veían desde afuera eran tan precarias que los vecinos comenzaron a preocuparse, y quisieron avisar a la policía.

Cuando las autoridades fueron a ver qué pasaba, se encontraron con lo peor. Apenas abrieron la puerta pudieron ver cómo cientos de cucarachas y otros bichos trepaban por las paredes y plagaban el piso. Una de las pequeñas, la menor de tres años, se encontraba llorando en una silla mientras los insectos trepaban sobre ella.

Publicidad

WSET

En el suelo encontraron también excremento humano, orina, pistolas y material pornográfico.

El impacto fue demasiado y llamaron enseguida a servicio social. Cuando se llevaron a las niñas, la de tres años sólo llevaba puesto un pañal, completamente manchado. Además pronunciaba solamente dos palabras: el nombre de su hermana de ocho años, y “no”.

Rockbridge Regional Jail

Lo peor vino ocho meses después, cuando la hermana mayor le confesó a su madre adoptiva que también había sido abusada sexualmente.

Robert las violaba repetidamente, a ambas, e incluso las obligaba a realizarse actos sexuales la una a la otra. Las golpeaba con un cinturón mientras estaban desnudas y junto a Samantha, las hacían ver películas pornográficas.

Publicidad

Rockbridge Regional Jail

Este horroroso caso se comienza a cerrar tras dos años de investigaciones. Los abogados de los inhumanos criminales argumentan que ambos fueron abusados sexualmente cuando pequeños, y que tienen retardos mentales. Aún así, serán encerrados y las niñas están listas para ser adoptadas definitivamente. La mayor, que ahora tiene 10, se encuentra en buenas condiciones, pero la pequeña, de cinco, ha tenido problemas para desarrollarse, y le cuesta aprender palabras, números, y de todos los colores sólo reconoce el morado.

WSET

Comenzarán una nueva vida junto a una nueva familia, y de verdad esperamos que puedan dejar atrás, dentro de lo posible, los terribles años que pasaron.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.