Lo picaron más de 1000 abejas y sus dueños lo abandonaron porque era “feo”. Una mujer vio su belleza

Publicidad


Hay ciertas personas que, en realidad, no se merecen tener animales tan adorables como mascotas, sobre todo si no son capaces de cuidarlos cuando están sufriendo. Este es el caso de Stinger, un perro de raza pitbull que vivía con sus dueños hasta que un día fue atacado por mil abejas. El pequeño tuvo una terrible reacción alérgica a las picaduras y tuvo que ser llevado de urgencia al veterinario. Su aspecto era alarmante.

Publicidad

Sin embargo, eso no es lo peor de todo. Sus dueños, en lugar de ayudarlo, lo abandonaron porque creían que Stinger ahora era feo, así que lo dejaron ahí en un refugio mientras el perro era cuidado.

Afortunadamente, una mujer llamada Carrie Shipaila, fundadora de LuvnPupz, decidió ayudar a Stinger y curar sus heridas y enfermedades, pues además Stinger tenía una enfermedad auto inmune en la piel que era contagiosa. Carri fue como un ángel para Stinger, pues sus heridas fueron sanando y ahora al fin está al cuidado de una familia que lo quiere de verdad.

Él es Stinger, un adorable perrito al que atacaron más de mil abejas

Luvnpupz

El perro tuvo una reacción alérgica a las picaduras y tuvo que ser llevado al veterinario

Luvnpupz

Sin embargo, en lugar de ayudarlo, sus dueños lo abandonaron porque creían que era “feo”

Luvnpupz

Pero luego apareció Carri Shipaila, una mujer que cambiaría su vida

Luvnpupz

Carri notó que, además de las picaduras, Stinger también estaba desnutrido y débil

Luvnpupz

Además, Stinger tiene otra enfermedad autoinmune de la piel llamada Pemphigus

Luvnpupz

Ante esto, Carri decidió cambiar y mejorar su vida

Luvnpupz

¡Se ha convertido en un perro adorable y lleno de vida!

Luvnpupz

¡Al fin encontró una familia que lo amara de verdad!

Luvnpupz

Y se lo merece completamente

Luvnpupz

Es un perro adorable.

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.