Los niños con padres que los miman demasiado se convierten en los adultos más débiles

Publicidad


Quienes no tenemos hijos guardamos con nosotros múltiples ideas de cómo será la crianza que les daremos, los modales que les enseñaremos y sobre todo esa frase de “yo no los pienso engreír”. Pero, cuando llega el momento yo he visto a muchos de mis amigos caer en esa tentación de “darle todo lo que yo no tuve” o “solo quiero lo mejor para él”. 

Desgraciadamente mimar a un pequeño no siempre es la mejor opción. Un ejemplo simple que dieron especialistas a El Mundo fue: cuando un niño se cae, no se levanta y espera a que alguien más lo ayuda muestra la falta de independencia que tienen. ¡Un gravísimo error que les afectará mucho en el futuro! 

Publicidad

Referencial

Y, ¿quienes son los culpables? Los padres. Por más que amemos a nuestros hijos… hay límites que debemos implantar para el futuro de los pequeños.

La infancia es la etapa más importante del crecimiento de un niño. Aquí no solo forjan carácter, sino que también aprenden a conocerse a sí mismo y balancear las cosas. Entienden que la vida es un vaivén de momentos, y que cada uno es tan importante y válido como el anterior.

Referencial

Si los mimas mucho se les va a olvidar lo más importante… valorar y no caer en las superficialidades. Si los mimas van a pensar que tienen el mundo a sus pies y no van a ser personas que luchen por sus sueños. Estarán acostumbrados a obtenerlo todo a costa de nada. Y sinceramente no serán una contribución para la sociedad para nada.

Publicidad

Los expertos que hablan al respecto señalan que es mejor, desde una corta edad, ayudarlos a fortalecer la forma de sobrellevar los problemas, a aceptar derrotas con humildad y no perder la fuerza de voluntad.

Referencial

¡Es tiempo de poner mucha atención a la crianza que le estamos dando a nuestros pequeños! 

Publicidad

Fuente: UPSOCL

Publicidad

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.