“Maté para ver cómo me iba a sentir”: El terrorífico caso de la asesina que conmocionó a Inglaterra

Publicidad


En 2013, Joanna Dennehy se volvió un nombre conocido en la ciudad de Peterborough y en toda Inglaterra. La mujer, que en ese momento tenía 31 años, fue la protagonista de tres asesinatos, los que marcaron a los ciudadanos del lugar hasta el día de hoy.

Publicidad

Joanna Dennehy tuvo un a infancia normal. Sus problemas comenzaron en la adolescencia. A los 13 años se escapó brevemente de su casa con un joven mayor. Comenzó a robarle a sus padres y a los 16 años se fue definitivamente con un hombre cinco años mayor que ella llamado John Treanor.

Se trasladaron de ciudad en ciudad, Tuvieron dos hijos antes de que ella cumpliera 21. Era violenta con Treanor. Se iba de la casa por días sin explicación. Se acostaba con otras personas. Se hacía daño a sí misma.

SWNS

El 2009 Treanor se marchó con sus dos hijos luego que ella lo amenazara con una daga de 15 centímetros. Dennehy vagó por varia localidades. El 2012 recibió una sentencia suspendida de 12 meses por agresión. Ese año pasó también unos día en el hospital donde le diagnosticaron un trastorno de personalidad antisocial.

Publicidad

Al salir del hospital se contactó con una pequeña agencia inmobiliaria de Peterborough llamada Quicklet, por la que consiguió una habitación para mudarse. Además el copropietario le consiguió un trabajos ocasionales y le pidió que ayudara a desalojar inquilinos. Esto le dio acceso a varias casas del barrio. Su primer asesinato fue en una de estas casas en el sector de Welland.

Dennehy conoció a Lukasz Slaboszewski, un polaco que trabajaba en un almacén. Él le contó a sus amigos sobre su “novia inglesa”. El 19 de marzo de 2013, le mandó un mensaje pidiénsole que se vieran en el domicilio de Welland. Al llegar, ella lo apuñaló hasta matarlo.

Publicidad

Diez días después apuñaló a su jefe, Kevin Lee, en la misma casa. Había estado en un romance con el hombre desde después que fue contratada.

Ese mismo día, en la vivienda compartida donde ella estaba viviendo, atacó a John Chapman, un ex marino de 56 años que vivía en el primer piso del edificio. Lo apuñaló seis veces.

SWNS

Después llamó a Gary “Stretch” Richards y le cantó “oops I did it again” (ups, lo hice otra vez). Stretch la ayudó a deshacerse de los tres cuerpos.

Dennehy y Stretch huyeron. Ella le dijo que quería matar de nuevo. en Hereford, ciudad a unas dos horas de Peterborough, Stretch detuvo el auto y la dejó bajar. Ella apuñaló a dos hombres al azar repetidamente: Robin Bereza, de 64 años, y John Rogers, de 56. Ambos sobrevivieron.

La polícia atrapó a Dennehy y Stretch un par de días más tarde y en febrero de 2014 Stretch fue hallado culpable de ayudar a Dennehy en dos intentos de asesinato. Dennehy fue condenada a cadena perpetua por los tres homicidios y dos intentos de homicidio. Es una de las dos mujeres en el Reino Unido que morirán en prisión.

SWNS

“Maté para ver cómo me iba a sentir, para ver si era tan fría como pensaba que era. Luego se volvió adictivo”, dijo ella a un psicólogo de la prisión.

Toni-Ann Roberts, que coincidió con Dennehy por una semana en la vivienda del último asesinato, la describe como “alguien intimidante”, pero que pero que tenía la habilidad de hace que los desconocidos se pusieran de su lado rápidamente, señala Vice.

Según Christophen Berry-Dee, autor de un libro sobre la vida y los crímenes de Dennehy, ella era como un camaleón cuando se trataba de manipular al sexo opuesto. Lo notó después de recibir respuesta a un par de sus cartas. “Cuando me escribía, su caligrafía era hermosa, y su ortografía y vocabulario eran perfectos”, pero cuando vio las cartas a Stretch, “eran completamente diferentes, como si perteneciera a un barrio bajo”, dijo él, según lo señalado en Vice.com.

El psicólogo clínico Elie Godsi cree que sufrió algún tipo de abuso, probablemente sexual, relativamente temprano en su vida. “Es violenta y sexualmente violenta. Eso no aparece de la nada. No tengo ni idea de si ocurrió en su familia o no, o si era una niña o una adolescente, pero las mujeres no terminan así sin una historia detrás”.

SWNS

La doctora Elizabeth Yardley, directora del Centro de Criminología Aplicada de la Universidad de la Ciudad de Birmingham, no está tan segura de eso:” “He conocido a psicópatas que han sufrido abusos o abandonos terribles cuando eran niños y que han entrado en un estado parecido al de un robot para sobrevivir. Pero he conocido a otros que tuvieron una crianza normal, que socializaron de una manera aparentemente normal, y que aún así hicieron cosas horribles sin remordimiento”.

La mayoría de los psicópatas no son asesinos, no tienen la necesidad de hacerlo. Y la mayoría de los asesinos no son en realidad psicópatas, tienen algo de sensibilidad y son un poco conscientes de lo que han hecho. Pero a veces hay una superposicion de ambos, lo que puede producir casos muy extremos, como el de Joanna Dennehy”.

– Elizabeth Yardley.

Dennehy no ha dejado de figurar en los medios, incluso desde la cárcel. Primero comenzó a intercambiar cartas con la exesposa de uno de sus cómplices, diciéndole que había aceptado la culpa de un asesinato que no cometió. Más tarde inició un romance con un constructor de West Sussex. En 2016 se dieron a conocer los planes de su plan de escape, lo que la llevó a confinamiento solitario.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.