Mujer grita conmocionada por tener un bebé varón. Es el primero de su familia en 50 años

Publicidad


Tener un hijo es el momento culmine de toda pareja que desea crear una familia y constituirse como una. Una vez la mujer se encuentra embarazada, el mayor deseo de los padres es que el hijo que tendrán, nazca sano. Sin embargo, esta familia tenía un deseo que ya habían dado por perdido: que su bebé fuera un hombre. Esto, debido a que en su familia, hace 50 años solo nacían mujeres. Hasta hoy.

Publicidad

Es difícil imaginar a una madre más emocionada que Dara Crouch al recibir a su hijo en brazos. La mujer de 29 años de Georgia, Estados Unidos, se encontraba a momentos de dar a luz y, como era tradición en su familia, esperaba a otra mujer. Esto, ya que en su familia, hace 50 años, solo nacían mujeres y ningún varón.

Pero esta larga espera terminó luego de que el día 25 de abril naciera su hijo.

Ker-Fox Photography

Crouch junto a su esposo habían optado por no enterarse sobre el sexo de su bebé, ya que ambos sabían qué sería según la tradición familiar. A pesar del linaje de las mujeres, el esposo de Crouch creyó que este embarazo podría ser diferente aunque la mujer no estaba muy convencida, según lo que habló con PopSugar.

Publicidad

“(Mi esposo) Pensó desde el principio que era un niño. Pero yo nunca estuve tan convencida.

Pero cuando lo tuve sobre mis brazos comencé a enloquecer porque nuca había estado con un niño pequeño y no sabía mucho acerca de criar uno”.

Publicidad

-Dara Crouch

Pero hoy, meses después del nacimiento de su hija, ya está más tranquila y tiene mucho amor para entregar. A pesar de la gran impresión que vivió durante el parto.

Ker-Fox Photography

La pregunta que nos queda es, ¿qué harán con todos los juguetes y ropa que compraron para el nacimiento de su “hija”? Esperemos que tengan un buen uno y que sean muy felices con el hijo que rompió la tradición.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.