Mujeres podrán ausentarse del trabajo por dolores menstruales. México implementa radical ley

Publicidad


En México han reconocido que los dolores menstruales que padecen las mujeres son un motivo real y digno de ausentarse al trabajo. De hecho, oficialmente sería aceptable no ir al trabajo un día de cada periodo, o sea, una vez por mes. Así fue decretado por un tribunal desde el pasado 30 de junio. Además, el empleador tendrá la obligación de pagar ese día aunque se ausente la empleada.

Publicidad

La medida surgió a partir de la intención de prevenir problemas de salud mental y buscar equidad de género. Incluso hombres mayores de 40 años podrían hacer uso de licencia si es que padecen algun condición de tipo fisiológico.

Myrna García le afirmó a Verne que surgió a partir de “una necesidad interna. La congruencia nos llama a no solo emitir sentencias que tengan que ver con perspectiva de género, sino también preservar la salud y la dignidad de nuestro servidores públicos“.

Publicidad

Además aseguró que el 65% de los trabajadores son mujeres y el 28% están en el rango de edad entre 40 y 60 años. Es entre estas edades que aparecerían enfermedades ocasionadas por el envejecimiento, como crisis emocionales, menopausia, andropausia, etc.

Pero no basta con ser mujer. Deben presentar un diagnóstico médico siempre, al menos una vez cada seis meses. “Los dolores en la menstruación son normales y tolerables. Cuando empiezan a ser intolerables o incapacitantes ya no están en el rango de lo normal”. El dolor agudo, conocido como dismenorrea, por ejemplo, sería uno que podría incapacitar a una persona a trabajar.

Publicidad

Mientras tanto en el resto del mundo, Japón fue el primer país en dar una baja por menstruación en 1947. Otros países del mismo continente han establecido políticas similares. Pero en estos casos sólo se aceptan licencias por dismenorrea.

Esperemos que más empresas y países realicen estos cambios.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.