Narcotraficante usó a un bebé de siete meses fue usado como “escudo humano” en redada antidrogas

Publicidad


La semana pasada, en una redada de la policía, un presunto narcotraficante de Pandacán (Filipinas) irrumpió en la casa de uno de sus vecinos para salvaguardarse de los oficiales. El hombre, identificado como Edwin Pore, subió hasta el segundo piso y tomó como escudo al bebé Allie, de siete meses, y a su hermana mayor, de cuatro años, quien finalmente logró escapar.

Publicidad

Lamentable: en el instante en el que Pore resultó abatido, el bebé también recibió impactos de bala en su pie, torso y estómago.

El padre de los niños también resultó apresado por la policía, sospechoso de consumir los alucinógenos de Pore.

Las primeras versiones de la familia, indican que los oficiales no dudaron en disparar, aunque hubiera un menor de por medio.

Sin embargo, el jefe de la policía en Pandacán desestimó la investigación porque -según él- la abuela del menor, Jocelyn Roxas, habría dicho que no vio a la policía dispararle al pequeño. Sin embargo, Jocelyn asegura que eso no es cierto, y que recuerda perfectamente al oficial que le disparó a su nieto.  

ABS-CBN News

Según informó ABS-CBN News, el bebé permanece estable en el hospital, pero los médicos aseguran que podría tener dificultades para caminar, en un futuro.

“Quiero que sean responsables de lo que hicieron. Deberían dejar de esconderse”.

-dijo la madre del bebé, Monica Roxas.-

La indignación de la familia aumenta con el pasar de los días, al ver que el hecho ha quedado impune y las investigaciones se entorpecen. Además, el hecho de que los oficiales que hirieron al pequeño Allie continúen vinculados a la institución.

En la redada fueron incautados varios paquetes de metanfetaminas y un arma PenGun (pluma).

Roxas admitió que conocía al sujeto abatido, pero que su esposo era inocente.

Es totalmente reprochable que un bebé sufra de esta manera por los errores de los adultos.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.