Ola de ciclistas protestaron por las calles de México. Ausencia de ropa captó la atención mundial

Publicidad


Cientos de ciclistas de todas las edades se apoderaron de las calles de Guadalajara, en México para protestar en contra de los automovilistas, los cuales en su mayoría suelen no respetar los derechos de quienes utilizan la bicicleta como medio de transporte. La movilización que se realizó de forma simultánea en más de 70 ciudades del mundo, se caracteriza por el código de vestimenta que utilizan los protestantes, ya que la mayoría asiste desnudo.

Publicidad

Los organizadores de la agrupación RMRB, instaron a sus seguidores a asistir a la marcha de la forma que ellos se atrevieran a hacerlo. A pesar de que muchos optaron por utilizar ropa interior, la mayoría decidió dejar la vestimenta en sus hogares y utilizar su desnudez para manifestar al mundo lo invisibles que son en las calles cuando utilizan sus bicicletas.

Ciclonudista Mundial (RMRB)
Ciclonudista Mundial (RMRB)
Ciclonudista Mundial (RMRB)

Con carteles, pintura sobre el cuerpo y accesorios, cientos de ciudadanos en México alzaron su voz en contra de la agresividad que muestran diariamente quienes se movilizan en automóvil y por la emisión de gases que éstos emiten al funcionar. 

“Proponemos un modelo de ciudad en donde las personas recuperen su espacio. Libera tu mente y tu cuerpo”.

Ciclonudista Mundial (RMRB)
Ciclonudista Mundial (RMRB)
Ciclonudista Mundial (RMRB)
Ciclonudista Mundial (RMRB)

La ausencia de ropa es la forma en que tienen los ciclistas para exhibir la vulnerabilidad constante a la que se exponen al utilizar este medio de transporte. Decenas de carteles con la consigna “Ahora sí me ves” fueron dispuestos en las bicicletas de los protestantes, quienes aludieron a que estar desnudos es la única forma que tienen para que los automovilistas capten su presencia. 

 

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.