Ordenó una salchicha en un respetado restaurante. Cuando la cortó por la mitad vio la asquerosidad

Publicidad


A pesar de lo mucho que nos guste salir a cenar, debemos estar completamente conscientes de que nunca estaremos completamente exentos de vivir situaciones incómodas y asquerosas respecto a nuestros platos de comida. La verdad es que por mucho que confiemos en ciertos lugares, nunca sabremos realmente cómo son las cocinas, ni la forma en qué preparan la comida.

Publicidad

Aún cuando afortunadamente no he vivido una situación similar a la que le ocurrió a este chica de 19 años de Reino Unido, me imagino lo terrible que debe ser darse cuenta que tu comida tiene un ingrediente extra que nunca ordenaste.

(function(d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) return; js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = “http://connect.facebook.net/en_US/sdk.js#xfbml=1&version=v2.3”; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Happiness is a journey not a destination ☀

Publicidad

Posted by Jessica Bacon on Thursday, August 18, 2016

Jessica Bacon estudia literatura inglesa en la Universidad de York en el Reino Unido y un día como cualquier otro, se dirigió hasta Frankie and Benny’s junto a una amiga para almorzar. Siguiendo con las costumbres ingles, Jess ordenó uno de sus platos favoritos: patatas y salchichas.

Todo iba perfecto hasta que la joven decidió cortar una de las salchichas para llevársela a la boca. En el momento en que el cuchillo atravesó la tripa, la chica sintió algo duro y dudoso al interior de ésta. Al detenerse a mirar la salchicha, divisó la presencia de un caracol que probablemente quedó atrapado y murió tras un par de minutos.

Helen Whitehouse

Al principio y según consigna Mirror, Jess pensó que no era real hasta que la amiga que la acompañaba, le confirmó la presencia de este animalito.

“Esta completamente confundida y paralizada, pensando que lo que había visto no era real hasta que le pregunté a Ellie qué era lo que veía, y ella contesto ‘un caracol’”.

Al contactar al gerente del local, él les pidió las disculpas del caso y les afirmó que no se preocuparan de la cuenta, porque corría por cuenta de la casa. Pero la verdad es que nada de eso era suficiente para Jess, quien estaba completamente asqueada y preocupada por si las otras salchichas que estaban vendiendo, tenían el mismo ingrediente secreto que la suya.

Días después fue informado a través de un correo electrónico que la carga de salchichas había sido desechada y que se toman muy en serio los estándares de higiene que existen al interior del local de comida.

Aún cuando este tipo de situaciones no pueden preverse, lo importante es tomar la misma decisión que Jess y exponer este caso ante las redes sociales, para que de esta forma, los locales se vean en la obligación de ser más rigurosos en la manipulación de la comida.

¿Has pasado por una situación similar a la que vivió Jess?

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.