Padres creían que tendrían gemelos. Luego mujer da a luz a colosal bebé de 13 libras y rompe récord

Publicidad


A raíz del precipitado crecimiento del vientre de Maira Trevisan de 36 años, ella y su esposo creyeron que serían padres de gemelos. Debido a que se trataba del cuarto embarazo, ambos sabían de los cambios inherentes que experimenta el cuerpo durante los nueve meses, sin embargo este último embarazo los tomó por sorpresa debido al colosal tamaño que adoptó el útero de Trevisan.

Publicidad

Los ansiosos padres, oriundos de la localidad de Cascavel en Brasil, creyeron durante nueve meses que tendrían gemelos y planearon todo en función de que recibirían a dos bebés, sin embargo todo cambió el día en que Trevisan comenzó con labores de parto. Fue allí en donde el médico le practicó los exámenes prenatales y sólo halló a un bebé de inmenso tamaño. 

Maira Trevisan

El 19 de septiembre Maira Trevisan dio a luz a Gabrielly, quien pesó cerca de 6 kilos o bien, 13 libras. Tras el nacimiento, los médicos manifestaron que se trataba de un nuevo récord en la historia del Hospital Universitario Cascavel, recinto que no veía la llegada de un bebé de tal tamaño desde 1990.

En lugar de utilizar vestimenta de recién nacido, el pequeño debió ser vestido con atuendos pensados para niños de seis años de edad. El inusual hecho captó la atención del personal del recinto hospitalario y de los ansiosos padres, cuyas fotografías repletaron los medios de comunicación locales.

Maira Trevisan
Maira Trevisan
Maira Trevisan
Maira Trevisan

Gabrielly que pesó más que el promedio de un recién nacido, debió permanecer durante ocho días al interior de una incubadora para que los médicos pudieran vigilar de cerca su respiración a raíz del colosal tamaño de su corazón. Afortunadamente y tras ocho días, el bebé estaba listo para volver a casa junto a sus padres y tres hermanos.

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.