Pasea a su hija con correa y defiende su técnica hasta el final. Lee esto y quizás concuerdes con él

Publicidad


Muchos dirán que no, que “a los niños hay que dejarlos ser niños”, pero casi todo papá -y mamá- ha deseado, en secreto, tener a sus hijos 100% bajo control para no tener que lidiar con raspones, imprudencias, el miedo a perderlos y toda esa clase de peligros inminentes que acechan en la cotidianidad. Clint Edwards es un padre estadounidense que tenía resuelta su estrategia de control, y su método -asegura- no le da vergüenza alguna, pues él mismo describe a su pequeña como “una niña salvaje”.

Publicidad

Ante la mirada indignada de varias familias que presenciaron el hecho en una plaza de mercado junto a la carretera, él decidió subirlo a las redes sociales y hablar al respecto. 

Publicidad

El mensaje de Edwards tuvo eco porque no sólo alterna su jornada laboral con ser el orgulloso padre de dos retoños, sino que además administra un fanpage en Facebook donde es famoso por resaltar el necesario y práctico rol de los hombres en el cuidado de los pequeños.

Así fue su mensaje

No Idea What I’m Doing: Daddy Blog
No Idea What I’m Doing: Daddy Blog

“Estábamos en el mercado de los agricultores. Sin ninguna vergüenza le puse a esta niña una correa. Ella es una niña salvaje, y esta cosa ya la ha mantenido lejos de la carretera y de que su mano se quede pegada en una máquina de hielo, junto con mantener mi cordura. 
La verdadera dificultad con tener un niño salvaje es que serás condenado si lo haces, y un ‘maldito’ si no lo haces. Porque el hecho es que si no le coloco la correa en los parques de diversiones, en el zoológico, en un centro comercial lleno de gente o en el mercado de los agricultores, ella sería una de las niñas perdidas anunciadas en todas partes. Sería la pequeña que aparece en todos los timeline de Facebook vagueando en el estacionamiento de un centro comercial, perdida. Podría ser la niña que se sube a la jaula de un tigre. Porque no puedo -se los juro- evitar que se mueva. Su curiosidad es increíble, y para tener un pie pequeño, se mueve más rápido que cualquier deportista olímpico.
Y claro, tengo miradas asechantes de extraños. De hecho, probablemente obtenga algunos: ‘soy el padre perfecto y por esto es que apestas’, entre los comentarios de este post. Y para ustedes, déjenme decir esto: ‘Yo mantendré a esta niña segura y también mi cordura, y eso vale la pena el cien por ciento”. Porque la verdad es que se tranquilizará. Lo descubrirá como todos los niños lo hacen, pero hasta que llegue ese día, voy a hacer todo lo que pueda para mantenerla fuera de peligro, incluso si eso significa una correa”.

Publicidad

Su post rápidamente alcanzó los 16.000 likes y fue compartido casi 4.500 veces.

Por supuesto tuvo comentarios en contra:

No Idea What I’m Doing: Daddy Blog

“Ponerle a tu hija una cuerda dice mucho acerca de tus conocimientos en paternidad, disciplina y el valor poco realista que tienes de los parámetros de seguridad; debes ser juzgado.

Los niños de hasta dos años de edad entienden comandos fáciles, la empatía y la causa y el efecto. Una correa es sin duda un símbolo de que el padre perdió el barco cuando se trataba de la administración coherente del comportamiento… Un ‘niño salvaje’ es una excusa ignorante. No hay escasez de recursos que pueden ayudar a cualquier padre a hacer mejoras a sus técnicas y metodologías de crianza. Especialmente en el establecimiento de una disciplina básica y a las expectativas de comportamiento del niño. Una cosa es segura … no es culpa del niño. Una correa está mal”.

Pero también hubo usuarios completamente a favor de su posición:

No Idea What I’m Doing: Daddy Blog
No Idea What I’m Doing: Daddy Blog

“Soy abuela de siete y nunca usé una en ninguno de mis tres hijos. Estamos viviendo en un mundo completamente distinto y preferiría ver a un niño atado que perdido o secuestrado. Viajo mucho y elogio a esos padres que van con la cabeza en alto mientras sostienen la correa. La seguridad nunca se toma un descanso – como tampoco lo hacen los traficantes de niños-.

No Idea What I’m Doing: Daddy Blog

“Pensé que habíamos superado  el tema de la correa pero entonces hace un par de semanas mi hija literalmente intentó saltar al río. Sin miedo… Yo literalmente la agarré cuando estaba a punto de saltar y ella estaba completamente enojada conmigo por haberla detenido”.  

No Idea What I’m Doing: Daddy Blog

“Yo solía juzgar bastante acerca de estas cosas. Luego tuve a mis hijos. Continúa buen hombre”.

No Idea What I’m Doing: Daddy Blog

¿Qué opinión merece la técnica de este hombre (y de cientos de padres y  madres al rededor del mundo)?


Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.