¿Por qué nos cuesta tanto superar a nuestro ex? Tranquilo, hay una explicación científica

Publicidad


¿Hay algo más difícil que una ruptura amorosa? De un día para otro todo deja de ser “nosotros” y pasa a ser “tu” y “yo” por separado. Tratas de retomar tu vida, como si nada hubiese pasado (ya sabes, tenías una antes de él, no debería ser tan difícil), pero de una u otra manera, todo en tu rutina te recuerda a aquellos lindos – o feos – momentos que pasaron juntos. A veces, aunque ya ni siquiera estabas tan segura de seguir amándolo, los días antes de la ruptura, basta que el quiebre se haga oficial para que, de un segundo a otro, se convierta en el amor de tu vida, el aire que respiras y que ya no puedas sobrevivir sin su presencia. Una locura… pero una locura que tiene explicación; aquí te la contamos. 

Publicidad

Helen Fisher, antropóloga y bióloga de la Universidad Rutgers, se dispuso a hacer un estudio para comprender por qué nuestro celebro funciona así, cuando acabamos de terminar una relación: irracionalmente necesitados de esa persona, para poder seguir viviendo.

En el, analizó el cerebro de 15 personas que acababan de romper con sus parejas. Todos habían estado en una relación por aproximadamente 2 años y no llevaban más de 2 meses solteros.

Cada participante debió observar una fotografía de su ex y luego, una de un completo desconocido. Mientras tanto, debían contar al revés, para que las áreas cerebrales no relacionadas con la emoción, se activaran también.

Publicidad

Los resultados arrojaron que la actividad cerebral más alta que se dio durante el experimento, fue en la zona que se relaciona con la adicción a la cocaína.

En otras palabras, cada vez que terminamos una relación, nuestro cuerpo tiene reacciones psicológicas y fisiológicas reales y significativas. El dolor físico y mental que sentimos no es inventado, es, realmente, parte del proceso.

Esto, muchas veces, nos hace actuar impulsivamente; igual como lo hacen los drogadictos. Empezamos a tomar malas decisiones y eso puede derivar en acoso, desesperación. dolor, negación y depresión.

Pero, ¿cómo superarlo? Igual que con la droga, tiene dos pasos sencillos: primero, aléjate de él y de todo lo que tenga que ver con él o te lo pueda recordar. Mientras más esté presente en tu vida, más difícil será olvidarlo y más te dará la sensación de que lo necesitas. Segundo, busca otros y nuevos intereses. Hacer cosas nuevas te hará liberar dopamina, que te hará sentir que estás mucho mejor ahora, que antes.

Publicidad

Ahora que lo sabes, no te dejes llevar por esos malos sentimientos. Ten presente que estás “drogado de dolor” y que la única manera de superarlo es dejándolo ir.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.