¿Qué es el amor?

Publicidad


¿Qué es el amor? Más o menos todos sabemos que es un sentimiento o emoción que podemos experimentar en algún momento a lo largo de nuestras vidas. No obstante, más allá de esto, todos tenemos ciertas concepciones acerca de cómo debería ser el amor.

Publicidad

Sin embargo, el amor no es ni muchísimo menos un concepto unitario ni de definición cerrada. Has de sentirte libre de amar a quien desbarate tus esquemas y haga de ti tu mejor tú. Aunque, por diferentes razones, en muchas ocasiones no lo hacemos.

¿Qué es el amor?

Son muchas las canciones que nos explican qué es el amor o qué reflejo deja este sentimiento en nosotros. Las palabras que han de decirnos si estamos o no enamorados y qué se supone que se siente cuando la otra persona te corresponde o no lo hace.

Publicidad

“Porque el amor, es un hijo loco, que hoy regresó”

Compartir

Publicidad

Si ya has estado o estás enamorado, sabes de sobra lo que se siente aunque no lo puedas expresar un una definición que semánticamente abarque todos los matices. Y, precisamente ese es el enigma y la magia del amor, que no es mesurable ni una elección.

La mayoría de las veces él nos ha elegido a nosotros, antes siquiera de que lo sepamos. El problema viene cuando ese amor auténtico y puro nos elige, pero nos pila mirando a otro lado o si lo sentimos por alguien que no era “nuestro prototipo”. ¿Y ahora qué?

Cuando el amor nos invade: ¿cómo nos enamoramos?

Somos conscientes de que el amor no es algo meramente romántico cuando afirmamos que una pareja “tiene química”, que otra “no pega ni con cola” o que “se nos ha acabado el amor”. Estas afirmaciones muestran que sí sabemos que hay cierto componente biológico o fisiológico, pero también esconden  nociones de cómo nuestra cultura o influencia social media en nuestra manera de querer.

El amor desde la psicología

Desde el punto de vista puramente psicológico, el amor surge de una necesidad afectiva y sexual. Aunque es el plano social, la cultura y el momento histórico en el que vivimos, el que juega un papel fundamental en cómo y de quién nos enamoramos. Sí, efectivamente, si hubieras nacido o crecido en otro lugar con mucha probabilidad tu “prototipo de pareja” sería otro.

La forma en la que la sociedad modula y define qué es el amor, cuáles son los diferentes roles a desempeñar en una relación amorosa por cada una de las partes y cuál es el mejor partido para “procrear y perpetuar tu código genético” hace que las ideas que tienes relacionadas con el amor cambien.

“Pescamos los peces que nos son familiares”, sin embargo, nos estamos perdiendo muchos peces valiosos por miedo. ¿Miedo a qué? A lo desconocido porque no contamos con una experiencia previa de referencia que nos sirva de guión a seguir a la hora de concebir a esa persona como tu pareja o por el juicio público al que supones que serías sometido si se conoce que esa persona es de la que estás enamorado.

Los prejuicios matan el amor

¿Qué pasa si tienes ya cuarenta años y te sigue entusiasmando el ideal del amor puro? Absolutamente nada. Seguramente te crean un iluso/a, se burlen de ti o te dirán que deberías ser más realista. Para un momento: esa es tu realidad. Es un completo error negar lo que eres o lo que sientes por los juicios de los demás.

Históricamente se ha tendido a catalogar de forma categórica cómo deberíamos relacionarnos con el sexo opuesto. Sí, digo al sexo opuesto dado que el colectivo LGTB, tristemente, aún sigue siendo omitido o tratado como un tabú a la hora de hablar de amor.

¿Qué implicación tiene esto? Catalogar a las personas mayores como seres cándidos e indefensos al igual que ocurre con las personas con discapacidad, al colectivo gay como “desviados”, etc. conlleva que neguemos sus necesidades afectivas y sexuales y, por tanto, que tampoco se les considere como objeto de deseo factible.

Una persona que es psicológicamente abierta, tolerante y está decidida a compartir su vida con una pareja “no prototípica” tiene muchas más probabilidades de encontrar ese amor verdadero. Ya que, al quererse a sí mismo sin tabús y querer al prójimo tal y como es, sin prejuicios ni reservas, aumenta su autoestima, su esperanza y bienestar.

El verdadero significado del amor

Nos ocurre a todos. En ningún medio de comunicación sale como “la pareja perfecta” la siueta de dos mujeres lesbianas, un chico blanco y una chica negra, un barrendero y una abogada o una joven escritora y un hombre más mayor.

Amar es el mayor acto de valentía

Compartir

Hace poco salió en los medios de comunicación un hombre con esclerosis múltiple que postrado en una cama vio nacer a su bebé. A todos nos estremece, a todos nos emociona. Pocos tendríamos los arrestos necesarios para luchar a su lado día a día.

Vivimos en la cultura del mínimo esfuerzo y de las apariencias. Somos grandes agoístas

Compartir

El amor supone una gran entrega, pero sin perder la identidad. El amor es compartir,aprender, descubrir… Se suele decir a alguien que ha acabado una relación de pareja que hay muchos peces en el mar. Te digo algo más, hay muchos mares con peces. El amor no entiende de idiomas, colores, ideologías, edades o sexos; no seas tú el que lo aleje por prejuicios o miedos.

Así que, si aún no has encontrado a “tu príncipe azul” o “te salió rana”, crees que “a las mujeres no hay quién nos entienda” o que “somos demasiado complicadas” puede que quizás estés adoptando una perspectiva equivocada. Abre tu mente y vive, el amor puede encontrarte en el lugar menos esperado.

Solo conocerás el verdadero significado del amor cuando, sin prejuicios ni guiones, sea él quien te lo enseñe.

 

Las imágenes de exquisita delicadeza y cariño son cortesía de Luiso García

Imagen principal de Archv

La entrada ¿Qué es el amor? aparece primero en La Mente es Maravillosa.

Publicidad



Fuente: La Mente es Maravillosa

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.