RECETA – Tarta de limón y chocolate blanco

Publicidad


Dificultad: Media
Tiempo de elaboración: 4 horas con enfriado
Para 8 personas

Publicidad

  • Además de ser buenísima puedes hacer varias de un tirón y congelar las que no vayas a comer antes de ponerles el merengue. Así tendrás en el congelador reservas para cuando no tengas tiempo, solo tendrás que sacarla 4 horas antes y decorarla con el merengue que se hace rápido.
  • La mezcla de la galleta crujiente con la crema de limón y chocolate rematado con el merengue resulta espectacular.
  • Puedes utilizar cualquier aro, individual, más o menos alto, lo que quieras, pero procura siempre guardar el equilibrio entre las tres capas.
  • No pongo la receta del merengue porque lo tienes aquí explicado. Solo tienes que prescindir del colorante y el aroma.

Ingredientes:

Para la base de galleta:

180 gr. de polvo de almendra
140 gr. de azúcar
140 gr. de mantequilla fría
140 gr. de harina de repostería
una pizca de sal
60 gr. de azúcar
80 gr. de chocolate blanco de cobertura
80 gr. de mantequilla

Publicidad

Para la crema de limón y chocolate:

200 gr. de zumo de limón
la ralladura de 1 limón
100 gr. de azúcar
240 gr. de huevos batidos
10 gr. de hojas de gelatina
240 gr. de chocolate blanco de cobertura

Publicidad

Para el merengue:

200 gr. de claras de huevo
400 gr. de azúcar

Empieza preparando la base. Pon en un bol la harina, la sal, los 140 gr. de azúcar y el polvo de almendra.

Con la K de la batidora mezcla muy bien.

Añade la mantequilla muy fría y mezcla hasta formar migas pero sin llegar a calentar la mantequilla.

Este es el aspecto que deberá tener.

Coloca en una bandeja de horno con papel de hornear y hornea 20 minutos a 160º.

Derrite la mantequilla con el chocolate blanco con un fuego muy suave.

Retira el crumble del horno y deja que se enfríe. Coloca en un bol grande y si ves que te han quedado trozos grandes rómpelos con un cuchillo. Añade los 60 gr. de azúcar.

Incorpora la mezcla de mantequilla y chocolate con una espátula.

Extiende muy bien en el fondo de tu aro.  Es quizá la parte más complicada, porque hay que cubrir muy bien la base rematando a fondo los bordes para que luego se vean todas las capas.  Te puedes ayudar con una espátula o con una cuchara. Mete en la nevera y reserva hasta que tengas la crema.

Para hacer la crema prepara todos los ingredientes para tenerlos a mano. Mezcla los huevos con el azúcar. Remoja en agua fría la gelatina y pon el zumo y la ralladura en un cazo. Calienta el zumo y en cuanto vaya a romper a hervir mezcla batiendo sin parar la mitad con los huevos. Una vez bien incorporo mezcla la otra mitad.

Vuelve a poner a fuego suave y ahora se trata de no parar de mover con el batidor para que no se agarre.

Al principio te saldrá espuma, bate fuerte.

Hasta que la espuma desaparece y la crema se espesa.

Vuelca rápido sobre el chocolate y mueve hasta que se deshaga.

Escurre la gelatina sobre papel absorbente.

Y añade a la crema moviendo continuamente.

Pasa por un colador para retirar cualquier impureza y la ralladura y coloca sobre la tarta. Enfría completamente y si quieres congelarla este es el momento.

Para desmoldarla coloca sobre un bol pequeño, pasa un soplete o un secador de pelo por el aro y retira.

Colócala en la fuente y decora con el merengue.

Quema un poco con un soplete, enfría y sirve.

Tarta de limón y chocolate blanco

Publicidad



Fuente: Palomadelarica.com

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.