Se rasuró las piernas y creyó que su piel se irritó. Pero fue una señal de que algo grave le ocurría

Publicidad


Tal como cualquier chica ante un apuro, Rhiannon Douglas, una joven de 21 años, un día tuvo que rasurarse las piernas para poder usar un vestido. Mientras estaba en la ducha rasurándose sintió que algo andaba mal, porque dolía y, además, unas extrañas marcas aparecieron en su piel. Sin embargo, ella no se alarmó y creyó que simplemente se trataba de una irritación. Pero no, luego descubrió que era algo mucho más grave.

Publicidad

Sus piernas se tornaron de un color más rojo debido a una severas manchas que cubrían casi toda su piel. Rhiannon creyó que desaparecerían, pero, al contrario, empeoraron cada vez más. Ante la duda la chica decidió ir al doctor para ver qué sucedía. Después de una serie de exámenes le dijeron que tenía Púrpura de Henoch-Schönlein, una condición que se produce ante una respuesta anormal del sistema inmunológico y que provoca que la piel sangre por dentro, logrando la apariencia que la joven tenía.

Rhiannon Douglas

A raíz del dolor, a la joven le dieron medicamentos para calmarse, pero nada resultaba, de hecho más síntomas aparecieron, como aumento de peso y dolor de espalda. Rhiannon no entendía nada, así que los doctores comenzaron a preguntarse si era otra enfermedad. Hasta que la chica tuvo que ir al hospital.

“Me costaba levantarme y bajar las escaleras, y me quedaba sin aliento muy fácilmente”

Publicidad

– Rhiannon Douglas a Seventeen

Rhiannon Douglas

Cuando le hicieron nuevos exámenes en el hospital, los doctores descubrieron que el diagnóstico anterior era errado, pues encontraron un tumor de más de 3 pulgadas en su pecho, que luego fue diagnosticado como canceroso. De hecho, al rato le comentaron a la chica que tenía linfoma de Hodgkin, el que afecta las redes y vasos del organismo. Rhiannon no tenía idea que esos dolores y extrañas manchas se debían a un cáncer y se sintió devastada.

Publicidad

Afortunadamente, los médicos le dijeron que de no ser por esas manchas que le aparecieron, probablemente el diagnóstico de cáncer se habría retrasado más y podría haber sido peor.

“Cuando me dijeron que tenía cáncer me sentí boba y jamás pensé que escucharía esas palabras a mis 20 años. Pero estaba convencida de luchar y luego decidí cambiar mi estilo de vida. Quería hacer todo para mejorarme”

– Rhiannon Douglas a Seventeen

Meses más tarde nuevos exámenes demostraron que el tumor se hacía cada vez más pequeño, pero Rhiannon está convencida en estar atenta a sus síntomas y así advertir a otras personas para que detecten tempranamente la enfermedad, sobre todo si esta es tan poco común.

Esperamos que pronto mejore y no vuelva a pasar por algo tan grave.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.