Se sentó en el suelo y le pidió matrimonio a su novio. Nadie estaba preparado para esa respuesta

Publicidad


Stela Maris iba haciendo su vida común y corriente en Santiago de Chile cuando se topó con una escena que no pudo evitar filmar. Una mujer se sentó en el suelo del paradero de buses y le pidió matrimonio a su sorprendido novio. Sin embargo, lo que testigos imaginaron como un evento increíblemente romántico se convirtió rápidamente en algo TOTALMENTE diferente.

Publicidad

Véanlo por ustedes mismos:

(function(d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) return; js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = “http://connect.facebook.net/en_US/sdk.js#xfbml=1&version=v2.10”; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Publicidad

Oh my goshHace pocos minutos…Mujer pide matrimonio y…Dímelo Bonito!!!!

Posted by Stela Maris on Wednesday, August 9, 2017

Publicidad

En el video de casi dos minutos la mujer declara que escogió a su novio y quiere casarse con él con… mucha vehemencia.

El hombre responde a su apasionado discurso con:

“Ya, amor, pero párese de ahí por favor”.

Esos “ya” enfadan a la mujer, quien probablemente imaginaba otro tipo de respuesta y comienza a exigirle (a gritos) que se lo diga “bonito”.

Finalmente al hombre se le acaba la paciencia y deja a su pobre novia sola, sentada en el suelo, sosteniendo lo que parece ser un anillo.

No es difícil adivinar porqué el video se hizo viral. Ya tiene más de 700,000 vistas y se ha compartido más de 16,000 veces.

¿Qué hubieses respondido tú?

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.