Se tomó selfie y escribió algo muy racista. Las mujeres del mundo entero se unieron para destrozarlo

Publicidad


El poder de las redes sociales nunca deja de sorprenderme. Hoy, puedes hacer justicia a través de una simple publicación en Facebook o Instagram. Hoy, puedes atrapar al tipo que te acosa sexualmente, porque algún otro usuario te ayudó a encontrarlo. Hoy, no hay duda que lo que hagas en Internet tiene cierto grado de importancia y lo que dices también.

Publicidad

El problema con el personaje de les que le contaré a continuación es querer ser popular (viral) por las razones más equivocadas. 

Todo se desató por un simple tuit.

“El piso es de mujeres negras”, se lee en la descripción de la foto en la que observamos a un jovencito posando para la cámara en selfie que parece sacada en el baño.

Publicidad

Twitter @regionalpilots

¿Lo que generó? Una masiva ola de críticas donde todos estuvieron de acuerdo en que él es un racista. 

Mujeres de todas partes del mundo se unieron para alzar voz contra el tipo que descaradamente tiró un comentario en una simple foto, sabiendo de repente que lo que afirmaba lo haría viral por la peor de las razones.

Twitter @regionalpilots

Estoy segura que a las mujeres negras ni les gusta él.

Publicidad

Tampoco a las mujeres blancas.

Las latinas tampoco lo quieren.

Mis nativos también están yendo de lado.

Las mujeres morenas rechazan amablemente la propuesta también. 

Y el tema no paró:

Twitter @regionalpilots

Las polinesias se los pasan a las asiáticas.

Como integrante de la comunidad asiática no aceptamos esto y se lo pasamos a los aliens.

Al ser alguien tan extraño como yo, que prácticamente parezco un alien, paso.

Mierda, ¿quién sigue? 

¿Su primo?

Aunque algunos usuarios dijeron que el chico intentó eliminar la publicación y pedir disculpas, ya no le importó a nadie. 

*Sorry, not sorry* 

Definitivamente, hay que tener mucho cuidado con lo que andamos escribiendo en las redes sociales.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.