Se vistió como mujer y su madre lo odió, pero cuando supo las razones corrió a abrazarlo

Publicidad


¿Vestido o pantalón? Durante siglos estas dos prendas fueron el claro límite entre lo femenino y lo masculino, pero en la actualidad esos estereotipos están más difuminados que nunca y cada día importa menos: lo relevante es la persona, no su género ni los clichés que los han definido históricamente. Nathaniel Rodríguez de España tiene 17 años y su increíble historia se hizo viral por una simple razón: él y su madre rompieron las reglas.

Publicidad

Ambos fueron a comprar su traje de graduación y el escogido fue un vestido…

//platform.twitter.com/widgets.js'%20defer='defer’ defer=’defer

Si ya es extraño para muchos que un chico use ese accesorio, puede serlo aún más que su propia madre lo haya acompañado a hacerlo, ¿cierto?

Nathaniel le explicó al medio español BuzzFeed que su madre no estuvo de acuerdo al principio, pero luego aceptó:

“Al explicarle que no lo hacía por llamar la atención, sino para separar el concepto de que la ropa va asignada al sexo, o al género, no pudo negarse. Terminó de creérselo cuando me vio probarme los vestidos, su cara lo decía todo”.

Allí donde solíamos gritar.

A post shared by Nathaniel (@reypiojo) on Jun 6, 2017 at 8:49am PDT

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js'%20defer='defer’ defer=’defer

La publicación que hizo en sus redes sociales no pasó desapercibida y recibió muchísimo apoyo por parte de otros usuarios. Sin embargo, no todo fue positivo: algunos realmente odiaron que usara la prenda (a mí todavía me sorprende la energía de los trolls para odiar tan profundamente algo que no les incumbe)…

//platform.twitter.com/widgets.js'%20defer='defer’ defer=’defer

//platform.twitter.com/widgets.js'%20defer='defer’ defer=’defer

A ella sí le gustó 🙂

//platform.twitter.com/widgets.js'%20defer='defer’ defer=’defer

Y ella también hizo algo parecido…

//platform.twitter.com/widgets.js'%20defer='defer’ defer=’defer

La decisión de este chico de usar vestido apoyado por su madre tuvo sus adeptos y fieles y también infaltables prejuiciosos.

Como sociedad aún nos falta educarnos mucho respecto al tema de la identificación de género y la sexualidad, pero sostengo que si no le haces daño a nadie con tu forma de ser, no hay por qué detenerse. 

 

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.