Sentían una comezón incontrolable. Pronto se dieron cuenta de que estaban cubiertos de ampollas

Publicidad


Al menos 30 niños y 10 trabajadores de la escuela primaria Lake Forest se han visto afectados por una misteriosa alergia que les produce una fuerte comenzón y les deja ampollas en el cuerpo. Según lo que reporta el Daily Mail, se cree que es algo contagioso, ya que esa es la única forma de explicar que el foco se encuentre en un solo lugar.

Publicidad

CBS Los Angeles

Los afectados también tienen pequeñas mordeduras que parecen provenir de algún insecto y grandes ronchas en sus brazos, pies, espaldas, pechos y cinturas. Se ha descartado que la causa sean los mosquitos y tampoco se cree que se trate de pulgas, arañas o ratones. Pero ante el descarte las autoridades comienzan a quedarse sin respuestas.

Jared Dever, encargado de controlar las plagas de mosquitos, le aseguró a NBC Los Ángeles que toda la situación es muy extraña y misteriosa:

“Aún no hemos podido encontrar nada que nos pueda dar una pista sobre qué fue lo que causó las mordeduras”.

Publicidad

NBC Los Angeles

Como medida preventiva, tanto las instalaciones del colegio como los campos de juego fueron rociados con un potente pesticida, sin embargo, nuevos casos siguen apareciendo, lo que sugiere que el problema no se encontraba allí o simplemente era imposible de matar con un pesticida. Por el momento han decidido volver a rociar el colegio en una semana más.

CBS Los Angeles

Los profesores han sido muy cuidadosos y le han prohibido a los chicos acercarse a los campos de juego o a cualquier lugar donde se entre en contacto con la naturaleza, sin embargo, los niños siguen llegando al colegio con nuevas ampollas, ronchas y mordidas.

Publicidad

NBC Los Angeles

Los padres no se sienten cómodos con la forma en la que la escuela ha manejado la situación porque ha pesar de que desde el comienzo tuvieron toda la información disponible sobre lo que sucedía, se demoraron nueve días en decidir contarle a los padres.

NBC Los Angeles

Una apoderada en particular, llamada Darnell Grunkemeyer, aseguró que no sentía que la escuela se estuviese preocupando lo suficiente de los niños y que no se sentía cómoda con el hecho de que sus hijos siguiesen asistiendo al establecimiento. Al comienzo el colegio pensó que se trataba de un caso de pulgas u otro tipo de insecto que pudiese encontrarse en las camas de los niños, pero claramente la coincidencia no podía ser tanta.

Las autoridades de Lake Forest sienten que el actuar de los administradores del colegio fue inaceptable:

“Los estudiantes siguen viniendo a la escuela. Quizás deberíamos cerrarla”.

La causa del contagio sigue siendo un misterio hasta ahora. ¿Tienes alguna idea sobre qué podría ser? ¿Te ha tocado ver algo similar? ¡Cuéntanos!

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.