Sigue sólo 5 pasos y podrás crear este cremoso exfoliante para manos de menta y vainilla

Publicidad


Tanto en los meses de extremo calor y extremo frío, una de las partes de nuestro cuerpo que más se reciente es la piel. Ya sea por las altas o las muy bajas temperaturas, mantener el aspecto de una piel saludable no es nada fácil y la verdad es que requiere de mucha atención y cuidados. Sea por resequedad o exceso de grasa, una buena forma de tratarla es exfoliándola y humectándola regularmente.

Publicidad

¿No tienes dinero para comprar costosos productos y cuidar tu piel? ¡No te preocupes! Acá te enseñamos cómo hacer tu propio exfoliante cremoso en cinco pasos increíblemente sencillos. No te tomará nada de tiempo y será muchísimo más barato que comprar cualquier crema industrial.

Savannah Wallace

Ingredientes: aceite de coco, colorante comestible rojo, azúcar, aceite de argan, esencia de aceite de menta y esencia de aceite de vainilla.

Savannah Wallace

Aquí vamos…

Paso 1

Savannah Wallace

Pon 1/4 de azúcar en un recipiente pequeño y agrégale una gota de colorante rojo. Mezcla para lograr una azúcar color rosa y déjala reposar a un lado.


Paso 2

Savannah Wallace

En un recipiente para mezclar, agrega una taza de aceite de coco y 3/5 de taza de azúcar. Asegúrate de que el aceite no esté demasiado derretido antes de usarlo, vas a quererlo firme. Bátelo hasta que la mezcla tome forma.

Publicidad


Paso 3

Savannah Wallace

Añade una cucharada de aceite de argan u oliva, esto ayudará a que tu crema sea más hidratante. En este momento, añade las esencias, diez gotas de menta y tres de vainilla. Mezcla todo.


Paso 4

Savannah Wallace

Después de que todo esté homogéneo, lentamente únelo con tu azúcar rosa.

Publicidad


Paso 5

Savannah Wallace

Almacena tu crema exfoliante en jarros pequeños ayudándote de una cuchara. Puedes guardar la mezcla para ti o regalarle a tus seres queridos.

¡ADVERTENCIA! No te lo comas, aunque te sientas tentada a hacerlo.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.