Su empleo consiste en acostarse en la cama con distintas personas. Gana miles y no, no es prostituta

Publicidad


Hay días en que no quieres levantarme más temprano, no quieres tomar el transporte público y tampoco tener que ir a trabajar a lo que quizás nunca estuviste destinado a hacer. En esos días uno se cuestiona porqué hacemos lo que hacemos y a veces no tenemos otra opción. Esta mujer encontró la suya y quizás quieres replicarla.

Publicidad

Porque no podríamos imaginar una labor más relajante que lo que decidió hacer Janet Trevino, de 37 años residente de Texas Estados Unidos. 

PA Real Life

Antes de encontrar su camino, intentó varias opciones. Pensó en ser misionera pero luego se dio cuenta que su problema tenía que ver más con encontrarse a sí misma y a su sexualidad. Por eso se anotó a talleres en los que pudiera hacer eso.

PA Real Life

Notó que quería cosas muy distintas a su esposo, así que terminó su matrimonio y se convirtió en lo que siempre había querido: acurrucadora profesional. Sí, ella ahora se dedica profesionalmente a hacer cucharita con la gente que así lo quiere y contrata sus servicios. Les cobra 80 dólares la hora y puede ganar hasta 1.600 en una semana.

Publicidad

PA Real Life

“Algunas personas no han sido tocadas en décadas. A pesar de que somos unos extraños, siento que estoy en la escuela y tengo mariposas en el estómago. Es increíble”

-Dice Janet a Daily Mail-

PA Real Life

Yo me imagino lo agradable que debe ser estar acostada la mayor cantidad del tiempo abrazando a personas.

Publicidad

¿Te anotarías para una sesión?

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.