Su hijo de cinco años le pidió usar un vestido. Ella le dio una lección de la forma más genial

Publicidad


Crystal Kells y su esposo se convirtieron en padres en el 2012. Dicen que ha sido lo más difícil y gratificante de sus vidas. Cambiaron por completo y desde el primer minuto se propusieron ser un buen ejemplo para su hijo. Pero eso no significaba que siguiera todo lo que ellos hacían, sino que supiera que él podía ser lo que quisiera… y con “lo que quisiera” se referían a cualquier cosa.

Publicidad

Para ellos, la confianza en sí mismo era lo primordial.

Entonces cuando Cian quería disfrazarse de superhéroe, ellos lo ayudaban a hacer una capa, o se la compraban.

Podía hacer de Superman, o a veces usaba otro disfraz para ser Ironman.

Publicidad

Cuando quiso cortarse el pelo muy corto para lucir como su padre, también lo dejaron. Se veía increíble.

Kell’s Natural

Y cuando pidió ponerse un vestido…

Kell’s Natural

Bueno, cuando quiso ponerse un vestido, se lo pusieron. Vieron lo cómodo que se sentía en él y se sintieron contentos. Para ellos uno escoge las cosas por lo que siente, y no por el aparato reproductor que se tenga.

“No utiliza su pene para usar su vestido, ni su pene es requisito para jugar con muñecas o con autos. Su género no dicta lo que debe usar o lo que debe jugar, ya que no utiliza su género para operar o utilizarlo. Mi esposo y yo lo criamos sin estereotipos de género. Nunca le hemos enseñado ‘esto es para niñas y esto es para niños’ y nunca lo haremos”.

Publicidad

-Crystal Kells-

Kell’s Natural

No saben si su hijo será transgénero o no, y tampoco le hablan de eso. Con cuidado, le explican que cuando sea mayor de edad, decidirá lo que realmente quiere ser.

Y para darle esa lección a él, y a todo el mundo, tomaron unas fotografías para que Cian viera cómo lucía.

Kell’s Natural
Kell’s Natural
Kell’s Natural

Personalmente, a mí me parece que luce feliz… como con sus autos, o con su capa de Superman. Él es feliz.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.