Sus tatuajes son clave para que este hombre sea declarado culpable de un doble y despiadado asesinato

Publicidad


El exjugador de los Patriots de New Egland del fútbol americano, Aaron Hernández, podría enfrentar una sentencia por sus explícitos tatuajes que muestran mensajes alusivos a sus posibles víctimas. Actualmente está acusado de matar a dos hombres en un tiroteo en 2012 porque, presuntamente, uno de ellos chocó contra él en un club nocturno de Boston, según detalló la fiscalía.

Publicidad

AP

El deportista se declaró inocente de haber matado a Daniel Abreu, de 29 años, y a Safiro Furtado, de 28. Pero la incertidumbre atacó a sus seguidores cuando Hernández apareció a la luz pública con tatuajes relacionados a la muerte poco después de que se registrara este hecho.

Uno de los tatuajes es un revólver con cinco balas en el cargador y una que faltaba, lo que los fiscales alegan representa los cinco disparos en el auto ocupado por las víctimas. También señalaron un tatuaje que dice “Dios Perdona”, pero escrito hacia atrás por lo que se puede leer sólo cuando se mira en el reflejo de un espejo.

AP

El abogado de la estrella de la NFL, Ronald Sullivan, indicó que la aseveración de la fiscalía es una “especulación” y pidió al juez que el jurado no conociera de estas nuevas piezas artísticas en el cuerpo de Hernández, pues sería una “invasión a la privacidad”.

La defensa también pidió prohibir como prueba los mensajes de texto entre Hernández y un amigo, que luego fueron remitidos al agente deportivo Brian Murphy.

Publicidad

Getty

El Ministerio Público dijo que los textos, que incluyen al testigo de la acusación Alexander Bradley, también atan a Hernández al crimen.

Hernández ya está cumpliendo una sentencia de cadena perpetua por el asesinato de Odin Lloyd, el novio de la hermana de su prometida.

Getty

Todo un hombre lleno de problemas, ¿qué opinas de su vida?

Publicidad

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.