Tenía una hija y adoptó a dos más. Las trataba como esclavas y las hacía beber agua del inodoro

Publicidad


Caroline Sharp, quien actualmente tiene 65 años, violentó física y emocionalmente a sus tres hijas por más de 16 años. La mujer tenía una hija biológica, pero durante los años 70 se decidió a adoptar a dos niñas más, cerrando en tres el número de niños en casa. Sin embargo, la mujer distaba mucho de ser la madre amorosa que sus hijas necesitaban y entre junio de 1975 y junio de 1991 sometió a sus tres hijas a tratos inhumanos.

Publicidad

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

Según la evidencia que se ha recopilado a lo largo del caso que lleva el juez Paul Waton, Sharp no alimentaba a sus hijas y las golpeaba violentamente si las sorprendía intentando tomar algo para comer de la cocina. Una de las víctimas también relató haber tenido que beber agua a escondidas del WC porque ella tampoco les permitía beber agua.

iStock

En una ocasión obligó a una de las niñas a pasar seis semanas sin bañarse y según lo que reporta el Daily Mail la mujer las trataba como esclavas. Esta información salió a la luz recién durante el año 2015, cuando una de las hijas adoptivas decidió acudir a la policía y realizar una denuncia.

Publicidad

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

De acuerdo al testimonio del fiscal Gordon Stables, Sharp adoptó a sus dos hijas menores cuando la madre de las pequeñas murió en 1973. Según el testimonio de la chica, su madrastra las trataba como esclavas y no las alimentaba lo que las obligaba a intentar robar comida desde la cocina a escondidas. Si Sharp las descubría, las golpeaba sin piedad.

La chica también contó que no les daba desayuno antes de ir al colegio y que apenas se marchaban les preparaba una mezcla de avena con agua que debían comerse cuando regresaban. El paso de las horas lo enfriaba y endurecía, pero era el único alimento que la mujer les daba. En ciertas ocasiones tampoco les permitía usar el baño y nunca les compró cepillos de dientes.

Publicidad

iStock

Al ser llevada a la corte, Caroline Sharp se declaró culpable de los tres crímenes de maltrato infantil que se le imputaban. Se determinó que la mujer pasará dos años en prisión y aunque no se sabe si las víctimas están satisfechas con esta medida, al menos pagará por todo lo que les hizo.

El juez Paul Watson le dedicó estas duras palabras durante la sesión en la corte:

“Vivieron una niñez infernal. Bajo tu cuidado fueron violentadas, humilladas, ignoradas y menospreciadas. Se merecían el afecto y el cuidado que les negaste”.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.