Tomó más de 2000 años, pero Michael Phelps logró vencer a un Dios

Publicidad


Para los que nos cuesta decidirnos salir a trotar, inscribirnos en un gimnasio o incluso subir unas escaleras, la idea de una medalla de oro olímpica no existe. Bueno, Michael Phelps tiene 23. Un número impresionante que logró luego de cinco Juegos Olímpicos. 10 de ellas fueron en carreras en equipo y 13 son títulos individuales. Con estos últimos batió un récord que se remonta a 152 A.C. Sí, más de 2000 años atrás. Difícil de creer.

Publicidad

The first time they're all together at once…. truly insane…. check out the story that @sitimlayden wrote… link in bio

A photo posted by Michael Phelps (@m_phelps00) on Dec 20, 2016 at 10:08am PST

Publicidad

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js

¿A quién tuvo que vencer? ¿Quién fue este atleta del viejo mundo?

Su nombre es Leonidas de Rodas. Este corredor conquistó 12 primeros lugares en cuatro Olimpiadas: 164 A.C., 160 A.C., 156 A.C. y 152 A.C.

En cada una de ellas ganó tres carreras distintas: toda una hazaña. Y como si no fuera suficiente, la última vez que lo logró tenía 36 años, cinco más que Phelps en la actualidad.

Publicidad

Las competencias de las que él formó parte eran un poquito distintas. Las temperaturas llegaban a los 40 grados centígrados y los atletas competían desnudos, o a veces con armaduras, casco y un escudo de bronce y de madera. Una locura, ¿no?

“Leonidas rompió con la distinción entre un velocista y un atleta de resistencia”

-Paul Cartledge- profesor de estudios clásicos de la Universidad de Cambridge.

Expertos como Paul Cartledge aseguran que no existen imágenes de Leonidas, ni tampoco mucha información sobre él, pero deducen, por su nombre y lugar de origen (Rodas), que podía ser un aristócrata, rico y de una familia y ciudad atlética.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

En esa época, no existían las medallas de oro, plata o bronce, por lo que Leonidas tuvo que conformarse con varias coronas de ramas de oliva.

Sin embargo, luego de su muerte, se le adoró como a una deidad, se escribieron libros en su honor y se levantó una estatua suya que lleva escrita la siguiente frase: “Tenía la velocidad de un Dios”.

¿Será Michael Phelps un Dios de los tiempos modernos?

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.