Trastorno de personalidad dependiente: ¿qué es y a quién afecta?

Publicidad


Incapacidad para estar solos, dependencia casi asfixiante sobre los demás, inseguridad, nula responsabilidad personal, temor obsesivo a ser abandonados… Estas y otras desgastantes dimensiones son las que tapizan uno de los trastornos más comunes pero a su vez menos reconocidos y tratados, hablamos del trastorno de personalidad dependiente.

Publicidad

Para entender un poco más este tipo de trastorno empezaremos con un sencillo ejemplo. Jorge tiene 42 años y hoy tiene una entrevista de trabajo. Cuando termina de vestirse esa misma mañana, su mujer, al verlo, le sugiere que se ponga otra corbata: la que lleva es demasiado oscura, demasiado seria. Jorge se lo toma bastante mal, aunque no dice nada y se queda bloqueado. Poco después, empieza a preguntarse si la camisa que lleva y el pantalón elegido son los acertados, si los zapatos son adecuados…

Azorado por las dudas y los miedos se dice a sí mismo que no va a conseguir ese trabajo. Así, y casi sin saber cómo, empieza a intensificar mucho más su negatividad, sumiéndose en un diálogo circular, repetitivo y obsesivo. Empieza a darle vueltas a la idea de que en caso de no conseguir ese empleo, lo más probable es que ella termine abandonándolo. Su mujer, conociendo ya su carácter, le indica que eso no va a ser así, que está ahí para apoyarlo, que confía en él y que no hay razón para que eso que teme pase.

Él parece animarse, pero Eva, su mujer, respira profundo sintiendo una vez más el pinchazo de la desesperación. Sabe que va a tener que estar dándole ánimos y refuerzos constantes durante todo el día… quizá toda la semana. Sabe que posiblemente Jorge no se vea ya capaz de acudir a esa entrevista de trabajo. Entiende también que el comportamiento de su marido no es normal, que a veces le cuesta muchísimo hacer vida con él y que cada vez, se siente más y más agotada. Piensa también que es su personalidad, y que esas cosas no pueden cambiarse.

Publicidad

Es en este último punto donde se halla la raíz del problema: pensar que un determinado tipo de comportamientos son normales y que nada se puede hacer ante ellos. Los asociamos a un patrón de personalidad y los dejamos hacer, los dejamos ir, los aceptamos sin entender que en realidad, lo que hay es un trastorno, una enfermedad. Un tipo de comportamiento que invalida a la propia persona y a su entorno.

Trastorno de personalidad dependiente o la fragilidad del “yo”

Entre los 10 tipos de trastornos de la personalidad recogidos en el DSM-V (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), el trastorno de personalidad más habitual es el trastorno dependiente. Estamos ante un cuadro clínico que se caracteriza, en esencia, por la falta notable de confianza en uno mismo y en la necesidad constante de recibir consuelo, seguridad y apoyo. Suele dar las primeras pistas en la adolescencia, sin embargo la sintomatología es más extrema y observable llegados los 40 años.

Por otro lado, tal y como hemos sugerido al inicio, es muy común que las personas que padecen el trastorno de personalidad dependiente rara vez sean conscientes de que lo que están sufriendo es una enfermedad. Solo cuando llegan al límite, cuando ven que no tienen control alguno de su realidad y de sí mismos, piden ayuda

Características de las personas con trastorno de personalidad dependiente

  • Incapacidad para estar solos.
  • Evitación de las  propias responsabilidades.
  • Pasividad extrema.
  • Dificultad para aceptar o afrontar las críticas.
  • Incapacidad para asumir el final de una relación.
  • Miedo obsesivo a ser abandonados..
  • Son muy pasivos en las relaciones interpersonales.
  • Falta de iniciativa: no pueden tomar decisiones sin apoyo o consejo ajeno.

¿Cuáles son las causas y cómo se diagnostica? ¿A quién suele afectar?

A día de hoy se desconoce qué causa este trastorno. Tenemos claro, por ejemplo, que aparece en la edad adulta y que algunos pacientes experimentaron en su infancia o adolescencia un trastorno de ansiedad asociado a la separación física de sus progenitores. Aunque cabe señalar, que este hecho no siempre es determinante.

Por otro lado, la prevalencia estimada de esta enfermedad en la población general es del dos por ciento (aunque se sabe que son muchas las personas que no siempre llegan a recibir el diagnóstico). Asimismo, es más común en mujeres que en hombres. Si nos preguntamos ahora cómo se lleva a cabo este diagnóstico, es importante destacar aquí la labor de los médicos de atención primaria. Ellos son casi siempre el primer filtro, el primer paso, y ellos quienes deben derivar a estos pacientes a profesionales especializados.

Lo que se hará en primer lugar es una prueba analítica sangre para descartar que exista algún desequilibrio hormonal. Más tarde, se analizarán los síntomas y la historia de vida del paciente.

Tratamiento para el trastorno de personalidad dependiente

Como siempre ocurre en cualquier trastorno, cada paciente es único. En ocasiones, pueden existir más complicaciones, como depresiones, trastornos de ansiedad, trastorno de la personalidad por evitación, etc, que intensifican aún más el cuadro clínico a abordar.

Sin embargo, cabe recordar aquí que la combinación de la psicoterapia con un tratamiento farmacológico es efectiva en gran parte de los casos. La terapia cognitivo-conductual, por ejemplo, centrada en los patrones de pensamiento, en las creencias o en esa incapacidad para tomar decisiones es la que más éxitos suele atesorar.

No podemos olvidar tampoco que son tratamientos a largo plazo, enfoques que suelen combinarse cuidadosamente con antidepresivos o sedantes, ahí donde ir valorando regularmente la mejoría. Asimismo, y para terminar, no podemos olvidar tampoco el apoyo familiar y social del paciente. Ese entorno cercano es el tercer pilar en todo tratamiento, ahí donde el propio protagonista debe aunar esfuerzos continuos, compromiso y una clara voluntad por mejorar, por luchar por esa adecuada calidad de vida.

Referencias Bibliografícas

-DSM-V (2014) “Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales”, quinta edición.  Panamericana.

-Montserrat Postigo (2009) “Tratando el trastorno de la personalidad por dependencia”. Madrid: Pirámide

Imágenes cortesía de MEGHAN HOWLAND

La entrada Trastorno de personalidad dependiente: ¿qué es y a quién afecta? aparece primero en La Mente es Maravillosa.

Publicidad



Fuente: La Mente es Maravillosa

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.