Una niña de 6 años muere. Luego de 3 días, su mamá encuentra un dibujo en su media y se confunde

Publicidad


Elenna Desserich era una niña feliz, como cualquier otra niña de su edad. Le encantaba dibujar, su color favorito era el rosado y cuando grande quería ser profesora. Lamentablemente, los doctores le dijeron a sus padres que nunca llegaría a ser grande, dado que el tumor que tenía en su cerebro era incurable. Elenna viviría solo tres meses más.

Publicidad

Sin querer romper su corazón y con el objetivo de que viviera feliz sus últimos meses, sus padres no le contaron sobre el diagnóstico de los doctores, pero cuando se puso tan enferma que desarrolló problemas para hablar, Elenna comenzó a intuir que su vida ya se estaba acabando. Para poder comunicarse con sus padres, la pequeña de seis años comenzó a escribir mensajes en notas. Lo que los padres no sabían era que, sabiendo más de lo que sospechaban, Elenna empezó a esconder notas en los lugares más impensados, las cuales no serían leídas hasta después de su muerte.

Youtube

Elenna murió en agosto de 2007 y por meses, sus padres encontraron notas repartidas por toda la casa que, aunque eran un recordatorio de que su hija ya no estaba con ellos, también les recordaba que los amó con el alma cuando aún vivía.

Publicidad

Youtube

Mientras que en algunas notas decía que amaba a su familia, otras eran adornadas con dibujos. Incluso hubo una nota donde le pedía a su padre que la perdonara por estar enferma y otra en la que le decía a su hermana más pequeña que se preparara para el colegio.

Youtube

Llevados por el amor a su hija y con el objetivo de ayudar a más niños con cáncer, los padres reunieron las notas y crearon un libro con ellas, donde todo lo que recauden irá a un fondo para grupos de apoyo para niños con cáncer.

Les dejamos el video promocional del libro “Notes left behind”.

Publicidad

¿Qué les parece lo que están haciendo estos padres para honrar a su hija?

 

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.