Una simple pregunta es su truco secreto para combatir el acoso escolar. Y da resultado

Publicidad


Una profesora se ha convertido en un ejemplo para sus colegas de todo el mundo. Ellos saben que el acoso o bullying escolar es uno de los problemas más preocupantes de hoy en día y que puede derivar en situaciones mucho peores que simples golpes. Por esto, muchos han comenzado a imitar la técnica “ninja” de esta profesora inglesa.

Publicidad

Con una simple pregunta se logra identificar a los alumnos más solitarios.

Pixabay/Picjumbo_com

Ellos, por supuesto, no sospechan nada y así responden con la verdad. Sin miedo.

Cada viernes por la tarde, esta maestra le pide a sus estudiantes que anoten en una hoja el nombre de cuatro niños con los que les gustaría sentarse la otra semana. Si bien eso puede cumplirse o no, ella lo hace para descubrir en sus respuestas otros patrones. Todas las votaciones se entregan de manera privada.

¿Qué nombre no quiere nadie?

Publicidad

¿Quién no sabe junto a quién sentarse?

¿Quién no recibe la suficiente atención para ser votado?

Publicidad

¿Quién tenía un millón de amigos la semana pasada y ninguno esta semana?

Además le pide a los estudiantes que digan el nombre de un compañero que se haya portado de forma excepcional.

Pixabay/Klimkin

Muchos la han calificado como “la estrategia de amor ninja más brillante”.

La responsable siempre quiso mantenerse como anónima, pero su historia se ha compartido millones veces y ya se supo su identidad: su nombre es Kathy Pitt.

NBC

Luego de ser descubierta, comentó que los nombres que menos aparecen son los niños que se están dejando de lado, y que ellos mismos han admitido que después de esto se han llevado mejor con el resto.

Kathy realiza este truco desde 1999, cuando dos estudiantes asesinaron a 13 personas en el conocido y triste caso de la matanza de Columbine. Y si bien se jubilará pronto, está tranquila…

su secreto ya es bien conocido y utilizado en todo el mundo.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.