Únete al equipo: Puedes ser el próximo superhéroe de moda ocupando sólo tus ojos

Publicidad


¿Han pensado en lo genial que sería la vida si tuviéramos poderes? ¿Si las mujeres maravilla fueran cosa de cada día? Yo sí, todo el tiempo. Desde muy chica he soñado con tener telequinesis y así traer comida de la cocina sin tener que levantarme la cama.

Publicidad

Lo sé, soy una persona muy simple -y muy floja-. Es posible que ustedes sean mejores personas que yo y sueñen con poderes que les permitan cambiar el mundo, detener el calentamiento global como Leonardo DiCaprio o salvar vidas.

Bueno, les cuento que un estudio de la Universidad de Cambridge demostró hace 20 años que, al menos, los seres humanos tenemos un poder: leer mentes a través de los ojos.

¿Suena genial, o no? Por supuesto, si fuera tan lindo como suena. Si pudiésemos leer mentes nadie podría mentir, se acabarían los engaños, las investigaciones por Facebook, las estafas y peleas: tendríamos paz mundial. 

Publicidad

Pero no es tan lindo como suena: los que los científicos llaman “leer mentes” es más bien la ya tan conocida empatía. Es ser capaz de notar que otra persona se encuentra triste, está mintiendo o está feliz a través de las expresiones y señales que recibimos de su vida.

De verdad, ¿Creerían que no nos habríamos dado cuenta antes si en verdad pudiésemos leer mentes? Aunque honestamente, hay personas que pareciera que pueden hacerlo. 

Y es que según otro estudio, hay ciertos genes en el cromasoma 3 -sobre todo en las mujeres- que acentuarían esta capacidad de leer la mente a través de los ojos. Es por esto que tu mamá siempre sabe que le estás mintiendo cuando le dices que no tomaste, no fumaste y que por supuesto pasaste la noche donde una amiga.

Publicidad

No sé ustedes, pero yo igual estoy algo contenta con que esto de leer mentes no sea tan genial como parece. Una que otra mentirita nunca está demás, ¿no creen? 

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.