Vio una esponja y no pudo luchar contra el terror. A cualquiera podría pasarle lo mismo

Publicidad


Las fobias no son fáciles de tratar, pues no se trata de un simple miedo a las cosas, sino que puede ser paralizante, causan ansiedad e incluso pueden hacer que entres en una crisis de pánico. Sí, no son para tomar a la ligera. Hay gente que tiene fobias bastante lógicas, como a los espacios cerrados o cierto tipo de animales, sin embargo…

Publicidad

Hay personas que tienen fobia a cosas algo más simples. A pesar de que las personas -en general- solemos tener aversión a cierto tipo de conjuntos, hay algunos que realmente sufren de lo que se conoce como tripofobia. Sí, a patrones y figuras geométricas como las de los panales.

Kudzai Dube, de 22 años y de Brisbane, Australia, realmente sufre de esta fobia en un grado bastante impactante.

that’s life!

Ella le tiene miedo a bastante cosas, principalmente a los conjuntos. Es decir, su fobia se ve detonada por cosas tan simples como las esponjas o los pastelillos crumpets, similares a los waffles.

“Si no puedo sacar la imagen de algo con hoyos fuera de mi cabeza, tengo que entrar a la ducha para sentirme mejor, pero los tripofóbicos también tenemos miedo de cosas como las esponjas”.

Publicidad

Kudzai Dube.

Ella ha sufrido de esto desde que era una pequeña niña, volviéndose bastante ansiosa cada vez que ve patrones con hoyos, incluso cuando veía burbujas en sus bebidas.

Ella piensa que la fobia le fue generada tras ver una película a sus 5 años, en la que algunos gusanos entraban por la nariz de una persona. Esto también le causa problemas en sus estudios de geología, pues no puede estudiar rocas porosas en sus trabajos de terreno.

Publicidad

“No puedo evitarlo, son tan tenebrosas que no puedo quitarme de encima la ansiedad y presión”.

Kudzai Dube.

A pesar de que la tripofobia aún no está reconocida como un diagnóstico médico, los efectos de los patrones siguen popularizándose y haciéndose cada vez más comunes.

Las imágenes más comunes capaces de causar esto son objetos naturales, como un panal de abejas:

La espalda de un sapo de Surinam:

O la cabeza del loto:

“A pesar de su naturaleza inocua, imágenes como éstas (ideales para compartir en internet) pueden inducir una variedad de síntomas que incluyen cambios cognitivos que reflejan ansiedad, síntomas corporales relacionados a la piel como escalofríos o picazón y cambios psicológicos como náuseas, pulso acelerado o dificultad para respirar”.

Arnold Wilkins, Profesor de Psicología de la Universidad de Essex.

Esto difiere de muchas otras fobias, pues no están relacionadas a algo que pudiese representar un peligro para las personas. Se cree que su origen podría nacer de una aversión natural a este tipo de patrones, pues el cerebro tendría la tendencia a relacionarlo con enfermedades o heridas.

Publicidad



Fuente: UPSOCL

Publicidad

Written by Mary

Mary

Pensando como siempre en la inmortalidad del cangrejo, surgió una epifanía en la cual soñé un mundo cabalgado por unicornios que sobrevuelan un sin fin de praderas de estrellas y esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.